Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Consigue los mejores orgasmos gracias al beso de Singapur

Los tiempos cambian, la sociedad avanza y en materia de sexo todo evoluciona. Es un hecho y para saberlo solo nos hace falta mirar los vibradores que van apareciendo cada día. Ya sabéis que hay algunos que son más que curiosos y que a todos nos dejan boquiabiertos.

Sin embargo parece que cuanto más se desarrollan todo este tipos de cosas, más desaparecen las antiguas y es que –como siempre el gran protagonista- desde que salió al mercado 50 Sombras de Grey, parece que lo único válido en la cama son las nalgadas –o cachetes en el culo-, darle al BDSM, disfrazarse o acabar haciéndolo en público para que la cosa funcione.

beso de singapur

El caso es que no es así y ya son muchos los que cada vez se suman a experimentar las técnicas más añejas como por ejemplo el Kamasutra o la técnica del pompoir –o kabazza en la variante árabe-, aunque se le reconoce más como el beso de Singapur. Y es justo de esta técnica de la que os venimos a hablar hoy porque ya sabéis que a nosotros lo que más nos importa es que aprendáis a disfrutar del sexo, ya sea de la forma más moderna o de la más ancestral posible.

¿Qué es el beso de Singapur?

El sexo tiene que ver con la fricción y, más o menos, de ahí nace la “obsesión” de las mujeres por encontrar penes más al estilo Kebab que rollito de primavera. A más tamaño –preferiblemente a lo ancho– mayor será el roce del pene con las paredes vaginales por lo que el placer será mayor –y ya si le añadimos la estimulación clitoriana, ni os contamos-.

El beso de Singapur se basa en una técnica sexual conocida en “argot” como el toque de la flauta y para los más finos el pompoir. La idea base es que este tipo de sexo se centra en la succión del pene con la vagina. Más claro:

En lugar de cabalgar o embestir, la pareja tiene que quedarse quieta – preferiblemente ella arriba- y la mujer utilizará el músculo pubocoxígeo para estimular la erección y eyaculación masculina.

De este modo se crea una sensación de absorción que estimula el pene del hombre produciendo en la vagina un efecto semejante al que hace la boca con una felación –mamada de toda la vida, sí-. El beso de Singapur se basa por lo tanto en disfrutar –tanto él como ella- sin acabar perdiendo el aliento.

Como apunte, cabe destacar que algunos libros de historia hacen alusión a esto, que por lo visto ya le ocurría a Francisco I y Enrique II con Diane de Poitiers –su amante- la cual parecía tener una habilidad especial para realizar el beso de Singapur. Y Emma Gold anuncia –en su artículo publicado en GQ- que en Shanghái podría existir una prostituta capaz de aplicar la técnica y conseguir sacarse y meterse el pene del cliente solo con las contracciones vaginales.

¿Qué posturas son las mejores para practicar el beso de Singapur?

Ella arriba

Cualquiera de las posturas que se os ocurran estando ella arriba os irán estupendamente bien para poder practicar el beso de Singapur. Este tipo de posturas propicia el control de la velocidad, los movimientos y las sensaciones de la mujer, por lo que la pareja conseguirá disfrutar mucho más.

beso de singapur

De lado

Las posturas de lado permiten a la mujer tener una fricción fijo en la vagina, consiguiendo que las paredes vaginales rocen mejor el pene y, por lo tanto, los movimientos succionadores del beso de Singapur se centrarán más en la aspiración del miembro que en la contracción.

¿Cómo convertirse en una experta del beso de Singapur?

Esta técnica no es nada sencilla y la gran mayoría de las mujeres debe entrenarse para conseguir algún resultado. Sin embargo, sí es cierto que nacen mujeres con suerte y este tipo de cosas le nacen solas. Pero sí, os vamos a ser sinceros: son muy pocas las mujeres que han conseguido hacerlo sin haber entrenado antes.

Según los sexólogos y ginecólogos, se puede tardar incluso hasta 5 meses en conseguir ejercitar las paredes vaginales hasta el punto de poder sentir placer orgásmico realizando el beso de Singapur. Aunque sí es posible entrenarse con una serie de ejercicios.

Los ejercicios de Kegel

Este tipo de ejercicios se recomienda para fortalecer el suelo pélvico de cualquier mujer ya que las paredes vaginales, conforme van pasando los años se van ablandando y esto es lo que hace que se sienta menos placer con las relaciones sexuales.

Para ello se deben realizar contracciones y descontracciones constantes durante mínimo 5 minutos seguidos. Con esto, se conseguirá contraer el músculo y por lo tanto “muscularlo” y fortalecerlo. Además, este tipo de ejercicios ayudan a aprender a controlar los movimientos necesarios para poder realizar el beso de Singapur.

El uso de las bolas chinas

Este tipo de juguetes sexuales se recomiendan mucho a las mujeres que han sido madres recientemente ya que la musculatura vaginal está bastante tocada por culpa del embarazo y del parto. Este tipo de productos realiza el mismo ejercicio vaginal que los ejercicios de Kegel pero de forma inconsciente. De este modo, tan solo con llevarlas os estaréis preparando ya para poder realizar el beso de Singapur.

Ya veis que está todo inventado, el problema es que la sobreinformación y la abundancia de prácticas y técnicas nos hace olvidarnos muchas veces de lo viejo, aunque sea lo mejor de lo mejor, ¡sino no hubiese llegado hasta el día de hoy!

Ya conocéis el beso de Singapur… ¿alguien se atreve a probar y a contarnos qué tal?

Sed malos.

Leave a Comment

× 5 = 15