Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Disfruta del sexo casual como nunca antes te habías planteado

No hace mucho, nosotros ya os introducíamos algunas diferencias entre las modalidades sexuales que, hoy por  hoy, son más que comunes. La liberación de la sexualidad, tanto en hombres como en mujeres – sobre todo en ellas- ha hecho que podamos disfrutar del sexo, con una visión natural, sin tabúes –aunque ojo con la doble moral. Ésa sí sigue existiendo- y de una forma más saludable y liberal.

En ése post, os hablábamos de la diferencia entre Follar, Hacerlo y Hacer el Amor. Si bien es cierto que para muchos no hay diferencia entre estas prácticas, para otros la diferenciación es más que necesaria. ¿Por qué? Porque de este modo, muchos pueden poner límites a sus relaciones, dejando claro qué es lo que realmente buscan. Vamos, que si lo que les apetece es tener un revolcón esporádico van a dejar –y dejarse- bien claro que es sólo follar. Lo mismo ocurre con las otras dos modalidades.

El sexo sin más pretensiones que eso, sexo, puede ser la fuente de un momento muy grato y sobre todo pasional e intenso.  No hace falta que seáis genios para saber que un encuentro sexual casual es algo que muchas veces, si no tenemos pareja, es necesario. Ya sabéis que nosotros somos partidarios de darle al cuerpo lo que necesita, y, ¿por qué no un revolcón sin más compromiso que el de pasarlo bien? El problema llega cuando rompemos la regla, es decir que nos liamos a nosotros mismos porque no teníamos claro lo que queríamos y nos hemos engañado diciéndonos que era sólo algo esporádico, simplemente sexo casual.

sexo casual

Para que eso no os pase –o intentéis que no pase-, os dejamos a continuación algunos consejos para que el sexo casual sea algo natural, placentero y divertido.

Las reglas del sexo casual

Cuida tus expectativas

Nunca olvides lo que estás buscando. Si no sólo quieres sexo con ésa persona, no lo enfoques de esa manera. Si no quieres sexo casual, estás arriesgándote a los arrepentimientos y a las decepciones. Además, debemos saber que en esta modalidad, conocemos poco a la persona y –en la mayoría de veces- estamos muy cohibidos. ¡Ojo con crear expectativas! A lo mejor el polvo no es lo que tú esperabas, pero no por eso la otra persona es mala en la cama. Simplemente no os habéis complementado.

NOTA: Si sois de los que se enganchan con facilidad, os recomendamos que evitéis el sexo casual, o que al menos os aseguréis que os estáis viendo con una persona que sí lo busca. Sino estaréis cayendo de nuevo en los bad feelings y en las decepciones.

Sexo seguro

¡Imprescindible usar condón! El condón se debe usar desde el inicio de la penetración (porque hay ETS que se transmiten por contacto) y también durante el sexo oral. Hay que tener disponibles varios por si acaso y de nada sirve llevarlo si no lo vais a usar. Si no sabes negociarlo o si no lográs ser responsable con tu vida y tu salud, el sexo casual no es para ti. Pensad que, en la gran mayoría de las situaciones, somos verdaderos desconocidos por lo que no sabemos muy bien qué puede tener o podemos tener. Más vale prevenir que curar y mucho más si se trata de sexo casual…

Discreción

Lo que pasa entre los dos, se queda entre los dos, en especial si es alguien conocido que puedes volver a encontrarte con esa persona. Si crees que la otra persona no va a poder comportarse y va a ir pregonando a los cuatro vientos lo que psó ésa noche de pasión, sentimos decirte que lo mejor es que busques otro candidat@ para tu experiencia de sexo casual. Especialmente para las mujeres, hay que recordar que la doble moral sigue imperando –desgraciadamente- y si bien es cierto que podéis hacer lo que queráis, si  es sabio hacerlo bien para evitar arruinar tu reputación.

Territorio neutral

Aconsejable especialmente en caso de que la aventura termine en desastre. Si os interesa repetir, ya intercambiaréis teléfonos después.

Consigue lo que se supone que fuiste a buscar

Consejo para ellos: incluso si no es una mujer que te interese o importe, merece pasárselo bien. Ya que ella está -generosamente- compartiendo su cuerpo contigo. Dedícale tiempo como ella hace contigo, dale lo que tú buscas. Y si no sabes hacerlo, lo mejor es preguntar. Recuerda que ambos tenéis el mismo derecho a disfrutar. Ni ella debe hacerlo todo, ni tú tampoco o sino el sexo casual será completamente un fracaso.

Consejo para ellas: no lo dejes todo en manos de un desconocido. Si te apetece algo, díselo. Al fin y al cabo, no estás haciendo nada malo. Sólo pides lo que te gusta para buscar y conseguir eso que buscáis ambos, que es placer. Si no te atreves a decírselo con palabras porque te da vergüenza –algo que no debería pasar- díselo con gemidos, cogiéndole las manos… Todo vale. Recuerda que fingir un orgasmo no beneficia a nadie en el sexo casual. Lo único que os interesa a ambas partes es disfrutar y llegar al orgasmo.

Nada te impide parar ni te obliga a hacer cosas que no quieres

En cualquier momento, puedes echarte para atrás. Al fin de cuentas, si no lo estás disfrutando, ¿para qué seguir? La única obligación es el respeto para ambos. Recordad que lo que buscáis es difrutar y si a ninguno de los dos le está gustando en exceso… No vale la pena alargar algo que no os está sirviendo para nada.

Pásalo bien

 Muchas mujeres logran sentirse liberadas con un hombre ante el que no tiene que quedar bien porque no es alguien con el que quieren algo más. Esto les da la fortaleza de ser más asertivas, hacer y pedir sin complejos. Para ellas es así como funciona el sexo casual. Ahí es donde las mujeres pueden desmelenarse y disfrutar plenamente del sexo –sin estar en una pareja estable-. Ya sabéis: “Un mujer en la calle, una puta en la cama”. Siéntete libre de hacer y decir lo que quieras en cada momento.

Entrar, estar 100% y retirarse con tranquilidad

La clave para disfrutarlo es estar cómod@ con tu decisión, mantenerte en el presente -con responsabilidad- y hacer una salida tranquila. Nada de terminar, enfundarse las bragas/calzones y salir corriendo. De nada sirve tampoco una huida en mitad de la noche después del sexo casual -¡eso solo sale bien en las películas!-. Si ambos estáis de acuerdo en dormir juntos, estupendo. Dormid el uno al lado del otro y sentiros apreciados, pero recordad que eso tiene fecha de caducidad. Si no, lo mejor es una despedida agradable, simpática y sin malas caras. Recordad que aunque tengamos claro lo que queremos, todos tenemos nuestro corazón. Lo importante en esto es el respeto. 

NOTA: nada de pedir el teléfono si no vais a llamar después.

Fuera culpas del día después

Si sientes remordimientos, mírate en el espejo y piensa bien en qué querías, en cómo lo pasaste y sobre todo, en que no has hecho nada malo. De nada sirve tener sexo casual si el resultado, después, va a ser negativo.

Dicho esto, solo nos queda desearos el mejor de los placeres y el mejor de los orgasmos. Disfrutar es la clave secreta del sexo, y más del sexo casual. Ya sabéis lo que tenéis que hacer.

Sed malos.

Leave a Comment

52 - = 46