Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

El Cunnilingus: de la teoría a la práctica.

El Cunnilingus: de la teoría a la práctica.

Hoy, y para amenizar con algunas risas el Domingo, venimos dispuestos a daros algunas ideas para poder mejorar en la cama. Como siempre, remacarmos que lo que os decimos nosotros tan solo son recomendaciones, para nada verdades absolutas. Cada mujer y hombre es un mundo, por eso nunca podremos decir blanco o negro en alguna cosa. Por eso, si queréis coger algunas ideas, leed atentamente este post.

Woman getting oral services

Para los que andéis un poco perdidos con los términos técnicos, el cunnilingus no es más que la estimulación oral de los genitales femeninos, lo que es lo mismo a sexo oral femenino o, si vamos a lo que se oye en la calle, “comer el coño”. Sí, señores. Eso es el cunnilingus. Y aunque parezca que todo el mundo es capaz de realizarlo de una forma excelente, algunos van un poco perdidos y se frustran por ello. ¡No os alarméis! Que algunas mujeres no lleguen al orgasmo con la estimulación oral, no quiere decir que lo estéis haciendo mal, simplemente que estáis aplicando alguna práctica que a ella no le gusta, pero que a otras muchas puede que sí.

Por ello, desde Besátame os aconsejamos, bien seáis hombre o mujer, que os lavéis muy bien las orejas, porque en esta ocasión no hay mejor aliado que el oído. ¿Por qué? Pues porque no hay mejor manera de saber si lo estamos haciendo bien o no que escuchando las reacciones de nuestra pareja. Si ya estáis preparados… ¡Empecemos!

El calentamiento.

Lo que tenemos que tener claro, más claro que la vida misma, es que la mujer no se excita del mismo modo que los hombres. Ya os lo hemos dicho en varias ocasiones: la mujer es muy de preliminares. Le gustan las caricias, los besos, que la rocen… así que si pretendíais agacharos y poneros al lío como os hacen ellas algunas veces, os diremos que: ¡¡¡ERROR!!! Así lo único que os estáis ganando es una patada en la cara.

Por eso, antes de practicarle sexo oral a vuestra pareja empezad a jugar. Susurradle cosas al oído, tocadla, mordisqueadla, besadla, hacedla estremecer. Una vez estéis en la zona baja del cuerpo, es decir más allá de las caderas, centraros en los muslos. Besadlos, mordisqueadlos, haced lo que necesitéis, pero ponedla a mil. Así mismo, os recomendamos que juguéis con la zona genital pero usando como “freno” la ropa interior que lleve. Jugad con ella. Hacedla sufrir.

El momento.

Lo primero que tenéis que tener en cuenta es cómo colocaros. Normalmente los cunnilingus suelen alargarse mucho ya que, en general, a las mujeres les cuesta alcanzar el orgasmo  y más en momentos en los que depende de cómo lo haga su pareja. Hay muchas posturas que podéis usar, pero recordad que ambos debéis estar cómodos, más que nada porque el que lo haga puede acabar con dolor de cuello y si es ella la que no está cómoda, acabará aburrida y deseando que acabe. Y eso no lo queremos, ¿verdad? Además, intentad no cambiar mucho de posición, porque aunque a ellos no les importa, generalmente las mujeres se distraen porque pierden el ritmo y, al final, acaban perdiendo el interés.

En cuanto empecéis, agudizad muy, muy bien el oído. Será ella la que os vaya guiando para hacerlo, ya sea con pequeños movimientos, con gemidos, con la forma de agarraros, con palabras… Cada mujer es un mundo, así que estad “oído avizor”.

Lo más normal es empezar estimulando de fuera hacia dentro, es decir, pasando vuestra lengua, besándola, mordisqueando la zona, o como queráis pero siempre desde los labios externos a los internos. Esto es lo que más la excitará ya que no iréis directos al grano y juguéis con ella. Pasar la lengua por su clítoris, pasar los labios, absorberlo, rodearlo con vuestros labios, pequeños golpecitos con la lengua, lamer la entrada de su vagina, meter la lengua… son sólo algunas de las cosas que podréis hacer. Sois vosotros los que, además, deberéis decidir si hacerlo rápido, lento, suave, más duro…

Otra manera de practicarle sexo oral a una mujer es usando tanto la boca como vuestros dedos. Muchas mujeres os lo pedirán, otras no, pero en general a todas les gusta este tipo de estimulación. Para ello podéis introducir y sacar vuestros dedos, introducirlos y moverlos dentro, estimularle el perineo, estimularle el ano… a muchas mujeres, les gusta que durante el cunnilingus les estimulen otras zonas del cuerpo como los pechos, que las cojan de las nalgas o incluso los pies. A esto, siempre le podemos añadir un juguete, un vibrador, un vibrador con rotación… Todo será bien recibido.

El orgasmo.

En el momento lo sabrás porque ella te lo estará diciendo, a veces explícitamente, otras no tanto, pero siempre te lo dirá. En este momento es importante no perder el ritmo, ya que sino ellas también pierden el orgasmo. Siempre podéis aumentar LIGERAMENTE el ritmo, NUNCA cambies lo que estás haciendo. El orgasmo que viene con el sexo oral es, para ellas también, el más intenso. Disfrutan viendo que a sus parejas les gusta darles placer. Así que haced que se sienta relajada y sobre todo, haced lo que ella os pide en ese momento.

Tras el orgasmo tendréis que estar muy atentos también, ya que a cada una le gusta una cosa. Algunas mujeres quieren que sigas estimulando su clítoris ya que de esta forma pueden llegar a un segundo orgasmo, otras simplemente querrán que les estimules el clítoris más suave para acabar bien relajada, y otras querrán que te apartes y dejes de tocarlas porque les es molesto que las sigas estimulando. Dejad que sea ella quien os lo indique.

Tras esto, solo nos queda deciros que el sexo oral en las mujeres tiene muchos secretos, así que deberéis aprender qué es lo que le gusta a vuestra pareja. Como siempre, la comunicación es la clave. Y por último, pero no menos importante, si eres hombre… ¡¡Afeitate!!

Sed malos.

Leave a Comment

77 - = 75