Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

El sexólogo

El sexólogo

El sexólogo es tan importante como una buena limpieza facial

Para nosotros es importante que sepáis que tan solo una salud mental plena os dará una satisfacción sexual inmejorable. Con motivo de desmentir algunos “grandes mitos” de los problemas sexuales, ya sean en pareja o individuales, vamos a hablaros un poco de lo que viene siendo la sexología.

¿Qué es la sexología?

La sexología es el estudio sistemático de la sexualidad humana y de las cuestiones que se relacionan con ella. Es el estudio de la vida sexual humana desde un punto de vista fisiológico, social y psicológico, en el cual participan un gran número de disciplinas y especialidades médicas y humanísticas, abarcando así todos los aspectos de la sexualidad. Vamos, que, en pocas palabras, es la ciencia que se encarga de analizar problemas y patologías mentales relacionadas con el sexo.

sexologo terapia

Al contrario de lo que mucha gente puede creer, acudir a un psicólogo o un sexólogo a lo largo de nuestra vida, no es nada malo. Con esto nos referimos a que, aunque a mucha gente le dé por pensar que cuando uno va al psicólogo es porque tiene una enfermedad mental grave, no siempre es así. Los psicólogos, y por lo consiguiente los sexólogos, son profesionales que se encargan de ayudarnos a superar nuestros límites mentales que son la causa de nuestro límites físicos.

¿Para qué sirve el sexólogo?

Esto no implica que suframos una patología específica, sino que simplemente nos hemos visto saturados de problemas y nuestro cerebro no puede avanzar solo. Por eso, los psicólogos son una buena forma de seguir adelante ya que son profesionales que nos dotarán de herramientas y de consejos para poder superar todos estos posibles problemas. Acudimos a ellos cuando todo se nos ha hecho un nudo, cuando nada está claro y parece que la única salida es pegarnos un tiro y cambiar de cabeza.

Lo mismo pasa con los sexólogos. Son profesionales que nos permiten avanzar, que nos ayudan a superar nuestros miedos, nuestros tabúes en materia sexual y que, con una serie de pautas, consiguen cambiar nuestras vidas presentes para que las futuras sean mucho mejor. Como siempre, os decimos que nunca digáis “de esta agua no beberé” ya que nunca sabes cuándo puede ocurrirte algo que cambie drásticamente tu vida, impidiéndote seguir como hasta ahora. Muchas veces, acudimos a este tipo de profesionales ya que el estrés, el agotamiento del día a día y tener una vida bastante caótica nos agota mentalmente, por lo que a la larga se traduce en una fatiga física. Esto es lo mismo que cuando estamos enfermos, con un gripazo de miedo. ¿Nos quedaríamos en casa esperando a que se pasara o acudiríamos a un profesional para que nos aconsejara?

Muchos piensan que –como antiguamente se decía de los médicos- son solo unos sacaperras. Que lo único que hacen es comernos la cabeza, hablar y hablar sin cesar, para luego acabar contándonos un cuento para no dormir y endiñarnos un vibrador. ¡Pues no, señores, esto no es así! Un sexólogo, al igual que un psicólogo habla mucho, pero habla intentando sacarnos información para que luego, con todo lo que nosotros le hemos dado, él pueda aconsejarnos. No todo se va a resumir con un “tienes que usar esto o lo otro”.

Son muchas las personas que a lo largo de la vida han experimentado la anorgasmia, dolores durante las relaciones sexuales, disfunciones eréctiles, “eyaculaciones precoces”, pero lo peor, muchas personas más han caído en una rutina sexual terrible, gente que apenas se gusta después de tantos años compartidos y un largo, larguísimo, etcétera. Pues bien señores, estos problemas no son para tener que tomar el camino fácil, es decir, cortar por lo sano. Existen mil maneras más de seguir adelante y muchas de ellas, nos las da un profesional.

pareja problemas

Como nosotros sabemos que mucha gente sigue siendo reticente a este tipo de visitas ya que se creen débiles, piensan que no es más que una estafa, etc, os recomendamos que, os quitéis vuestros tapujos de encima y empecéis a pensar más con la cabeza y el corazón juntos. Acudir a un sexólogo no es nada fatídico, ¡así que no lo penséis demasiado! Hay veces que hace falta resetearse y para eso están los profesionales. 

Sed malos.

Leave a Comment

18 ÷ = 6