Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

La revolución es enamorarse en Internet

Hoy, tras leer un artículo de El País, nos hemos decidido a hablar de cómo nos afecta realmente Internet.

No hace mucho os hablábamos de una página que se había creado esencialmente para que la gente encontrase a otros infieles y así, pudiesen tener una aventura. Pues bien, nos saltamos una etapa importante –o al menos eso creemos-. El caso es que actualmente, casi el 20% de las parejas, nacen a través de Intenet. Un montón, ¿ verdad? Sobre todo cuando te planteas cómo, si 1 de cada 5 parejas salen de las páginas de citas, ocurre ése flechazo que tan solo se siente en persona. Hasta la fecha – según los etólogos- se sabía que el flechazo es manipulado por toda la cantidad de hormonas que segregamos. Entonces, ¿cómo es posible que esto también pase cuando tan solo nos intercambiamos mails, whatsapps, emoticonos o fotos estupendísimas? Y es que eso de enamorarse en Internet tiene en vilo a muchas personas, ¡incluso a aquellas que lo han vivido!

amor online

¿Hay razones para enamorarse en Internet? 

Pues bien, poco importa que sea a través de foto o de carne y hueso. Cuando nuestro cerebro hace click, lo hace sea igual sea el encuentro virtual o físico, por lo que enamorarse en Internet es igual de sencillo. En ambos casos hay algo del otro que nos atrae y esa atracción acaba soltando una cantidad de hormonas hasta el momento no realizado –o sí, porque al cabo del día se pueden llegar a visitar hasta 30 perfiles diferentes-.

Según Mónica Rubio, brand manager de un conocido portal de citas de España, “Hay un cierto paralelismo entre quien se enamora on y offline”. Vamos, que, aún estando en pijama, pantuflas y moño destartalado, haremos las mismas estupideces que si lo tuviésemos en frente. Nos tocaremos el pelo, nos reiremos a carcajadas, sonreiremos como bobos… En fin, ¡qué os vamos a contar! Y es que, aunque no lo creáis, enamorarse en Internet no difiere en absoluto de enamorarse en un pub. 

Sin embargo, el ritmo es totalmente diferente. “ Al final, somos las mismas personas, lo único que cambia es el contexto. Cerca de la mitad los usuarios de nuestra compañía inician un contacto durante los primeros 7 días y un 30% mantiene dicho contacto en el tiempo. Dentro de la plataforma se envían más de 10.000 mensajes al día”. Así que la relación surge de una manera mucho más rápida, más sentida y, por lo que afirma M. Rubio, más liberal. Al fin y al cabo, el intercambio de imágenes y vídeos más ligeritos de ropa se realiza mucho más pronto que si conocemos a esa persona face to face. Aunque, al fin y al cabo, nuestro comportamiento sigue siendo igual: compulsivo. Comprobaremos el mail mil veces, los whatsapp, sus fotos en Facbook, Twitter y otras redes… Vamos, más o menos lo que haríamos con otras personas pero de forma más compulsiva ya que necesitamos verlo más y estos son los únicos medios. Sin embargo, según M. Rubio, al enamorarse en Internet se asume que hay un cierto riesgo. El hecho de no conocer a la otra persona, las estafas en Internet y el miedo a la traición, marcan enormemente el hecho de enamorarse en Internet. 

“Los mensajes en este tipo de entornos son muy directos y la gente tarda muy poco en hablar de cosas íntimas, mucho menos que tomando una copa en un bar” agrega la licenciada. “El perfil de cada usuario contiene mucha información. No sólo lo que cada cual dice de sí mismo, también cómo lo dice. Las relaciones comienzan con un “me gusta” a una foto, un comentario. Después se inicia el intercambio de mensajes y la complicidad puede llegar bastante rápido. Sin el inevitable “miedo escénico” de los encuentros presenciales”. Tanto los comienzos como el resto de la relación será completamente diferente, pues las persona se sentirán en mayor conexión con la otra ya que han sabido compartir sus vergüenzas sin apenas verse. Además de esto, comparten miedos e ilusiones por igual. Porque sí, porque ninguno de los dos se ha visto en la realidad así que obviamente ambos tendrán miedo de que el otro les esté mintiendo. Y sí, aún el 82% de los usuarios miente en sus perfiles, lo que hace que enamorarse en Internet suponga aún un tabú. Sobre todo en cuanto a edad, peso y, en los casos más extremos, en las propias fotos. El caso es que, aunque parezca una locura, este tipo de relaciones también tienen mucha trampa.

Para finalizar, os dejamos unos cuantos datos cuanto menos muy interesantes.

-Una mujer de 25 años tiene 2 veces más seguidores que un hombre de su misma edad, y los hombres de 46 en adelante tienen dos veces más seguidores que las mujeres de esa misma edad

– El 40% de los hombres prefieren mujeres con buen trabajo y una carrera; un 22% busca mujeres “sensuales”

-Las parejas que salen del online esperan en promedio 19 meses antes de casarse, mientras que las que se conocen offline tardan alrededor de 39 meses

-Del total de parejas que se casan todos los años, el 18% se conoció en un portal de citas

-Los portales más conocidos son pagados. En 2006 el “sector” facturaba 650 millones de dólares, en 2013 subió a 1.8 billones

Leave a Comment

÷ 1 = 5