Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Causas del Síndrome de Excitación Sexual Persistente

Causas del Síndrome de Excitación Sexual Persistente

El Síndorme de Excitación Sexual Persistente y las causas

Hace un tiempo os hablamos del SESP, es decir el Síndrome de Excitación Sexual Persistente. Este tipo de síndrome se da en las mujeres y consiste en una sensación orgásmica permanente. Sí, lo que muchos pensáis que eso tiene que ser una pasada, al final acaba resultando que no.

Este síndrome lo descubrió en 2001 la Dra. Sandra Leiblum y aunque se está estudiando mucho, no es un problema demasiado conocido a día de hoy. A pesar de lo que se pueda pensar, este tipo de disfunciones sexuales impiden, en la mayoría de casos, el desarrollo personal, profesional y sentimental de las mujeres que lo sufren. Por norma general, cualquier disfunción sexual supone un cambio importante en la vida de la persona y suele acabar afectando a todos los ámbitos de su vida.

Síndrome de Excitación Sexual Persistente

Como ya os comentamos en su momento, el caso más sonado del Síndrome de Excitación Sexual Persistente es el de Michelle Thompson, una norteamericana que, en un día normal, puede llegar a tener hasta 300 orgasmos. Parece una pasada, lo sabemos, pero realmente es un problema para la mujer en cuestión ya que cualquier tipo de vibración produce un orgasmo inesperado e incontrolable, por lo que es un problema en el trabajo y en la vida social.

Síntomas del Síndrome de Excitación Sexual Persistente

Con la intención de refrescaros la memoria, os dejamos los síntomas más comunes del Síndrome de Excitación Sexual Persistente.

Excitación sexual constante, la cual puede durar días o semanas y el orgasmo no hace desaparecer.

Cualquier tipo de estimulación desencadena el orgasmo, hasta coger un bache con el coche o que te vibre el móvil en el bolsillo.

Debilitamiento tanto físico como emocional debido al desgaste provocado por los orgasmos.

Nivel de concentración bajo, porque se tiene que controlar la sensación de excitación sexual y el orgasmos continuado.

Como podéis ver, el SESP es un problema que aunque con poco conocimiento supone un gran problema para la mujer que lo sufre. Pero realmente, ¿qué es lo que provoca que una mujer esté en un estado de Excitación Sexual Persistente?

Causas del Síndrome de Excitación Sexual Persistente

En la mayoría de los casos el SESP tiene un claro detonante y es una causa lógica y con posible tratamiento. Sin embargo, en algunos casos –casi el 12%- no tienen una razón de ser y esto es lo que dificulta mucho la observación y el conocimiento de esta enfermedad. Aunque cada vez son más las mujeres que sufren el SESP, en general este trastorno de Excitación Sexual se da en mujeres que están entrando o están ya en la menopausia –es decir que aparece entre los 40 y 50 años-.

Aumento del flujo sanguíneo

La dilatación de las venas y arterias principales del organismo es una de las principales causas por las que se produce esta disfunción sexual. En general se debe a pequeñas malformaciones arterial-venosas que hacen que haya un mayor flujo sanguíneo a la zona genital. En este caso, la cura está clara: operación quirúrgica de la zona afectada, la cual puede ser incluso en la lumbar.

Antidepresivos

Como segunda causa del Síndrome de Excitación Sexual Persistente encontramos los antidepresivos. La trazadona es el medicamento que más produce el SESP al igual que la repentina eliminación de la serotonina a través de medicamentos selectivos. La reducción o retirada de la medicación solucionaría el problema.

Desarrollo de los quistes de Tarlov

Los quistes de Tralov son la tercera causa que provoca esta excitación sexual persistente en la mujer acarreando este problema. El desarrollo de estos quistes se da en la espina dorsal inferior, afectando a la irrigación y a la contracción de los músculos vaginales, como bien sentencia una investigación realizada por la Universidad de Rutgers.

Síndrome de Excitación Sexual Persistente

Tumores o malformaciones genitales

La presencia de tumores o alguna malformación en la zona uterina puede ser también una de las causas por las que se desarrolla esta enfermedad. En este caso, la solución sería una operación en el caso de que esto no suponga un problema mayor para la paciente.

Cambio vascular

Un aumento o disminución en el peso drástico puede ser también una de las causas que provoca el Síndrome de Excitación Sexual Persistente. Como bien señala Javier Haya, ginecólogo del Servicio de ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario de Santa Cristina de Madrid, esto provoca cambios hormonales y arteriales en la mujer por lo que puede acabar afectando a la excitación.

Estrés y ansiedad

En casos muy poco comunes, se ha detectado el desarrollo de este síndrome por culpa del estrés y la ansiedad. El cerebro, intentando contrarrestar la sensación negativa provocada por situaciones de estrés, comienza a segregar más oxitocina, progesterona y serotonina para que el cuerpo se sienta mucho mejor. Así lo explica la revista International Society for Sexual Medicine.

Trastorno del sistema nervioso

La revista Journal of Sexual Medicine anunciaba que debido a ciertas condiciones neurológicas o trastornos del sistema nervioso, el Síndrome de Excitación Sexual Persistente se desarrolla con más facilidad. Esto se puede deber a problemas epilépticos o incluso al fenómeno del nervio pudendo, el cual se encarga de la excitación sexual.

Ya veis que este problema no es nada agradable y que, para muchas mujeres, puede suponer el cambio de su vida personal, profesional y social. Recordad que no siempre es oro todo lo que reluce y menos si se trata de excitación sexual.

Sed malos.

Leave a Comment

42 ÷ 14 =