Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Los hombres también ponen excusas para tener sexo

En pleno sXXI el hombre empieza a hacerse cargo de la situación en casa. Ya no es que cada vez hayan más amos de casa, sino que ellos también ayudan mucho. Vamos, que cada vez los ves más escoba o mocho en mano. La verdad es que aunque a ellas les ha costado muchas collejas hacerlos entrar en razón, los hombre se están poniendo las pilas en este tema. Si hay algo que empieza a preocupar realmente a nivel social y colectivo son los problemas en cuanto a conciliación que tienen las mujeres Españolas. Esto, por supuesto, ha llevado a que muchoas hombres participen cada vez más en las tareas del hogar, porque además de que los tiempos han cambiado, la mentalidad también.

El problema viene cuando todas estas tareas ayudan y contribuyen al agotamiento mental y físico de ambos sexos. Sí, la mujer dice que está cansada porque se pasa el día trabajando en su puesto de trabajo y luego en casa. Está claro que ninguna de las dos son tareas fáciles, así que imaginaos lo que tiene que ser para un hombre… Un poco más de caos a la hora de establecer su ritmo de vida. Ya no vale eso de  “Cariño, estoy destrozado del curro. Tráeme mi cerveza”. Sin embargo, estos avances no es que hayan sido muy productivos -al menos en la cama- y hacen que los hombres pongan más excusas para tener sexo.

He aquí la razón del por qué el hombre moderno, cosmopolita y amo de casa acaba dando negativas al sexo: está destrozado. Hace poco, nosotros lo hablábamos en una cena de empresa… ¿Por qué los hombres cada vez compran más Viamax y gotas para aumentar la libido? Pues bien, ya tenemos la respuesta a esto y es que, básicamente, el intercambio de roles ha matado el ansia insaciable de mantener relaciones, algo así como lo que supuso el preservativo en los años 70.

insomnio-pareja-getty456

Un estudio demuestra que los hombres ponen excusas para tener sexo

El estudio publicado no hace mucho por la revista American Sociological Review, Igualitarismo, tareas domésticas y frecuencia sexual en el matrimonio, sostiene que un hombre casado tiene menos relaciones sexuales –así a ojo, un 1,5% menos- cuanto más tiempo le dedica a limpiar la cocina, barrer o cambiar pañales. Por el contrario tendrá mejor sexo si se dedica a arreglar  el jardín, llevar las cuentas o lavar el coche. Vamos, casi como aquellas imágenes de familia perfecta que se distribuían a través de diversas formas publicitarias en los años 70, 80 y 90… Algo obviamente arcaico. Además, esto lo único que demuestra es que, aunque hayamos evolucionado y tengamos móviles y vibradores súper tecnológicos, el ser humano sigue siendo totalmente primario.

Como dice Sabino Kornrich, del Instituto Juan March de Madrid y autor del estudio (publicado en el diario ABC), “La existencia de unos guiones sexuales, divididos por géneros, en los que la imagen tradicional del hombre y la mujer es importante a la hora de generar deseo y en el momento de desempeñar el acto sexual”, dice Kornrich, para quien “realizar tareas típicamente masculinas y típicamente femeninas lleva a las personas a parecer más masculinas y más femeninas, algo que se asocia con la atracción y la actividad sexual”. Y sí, aunque no lo parezca, esto hace que los hombres se sientan más mujer en ese aspecto y también recurran a excusas para tener sexo.

Obviamente, en este tema no iba a ser para menos y hay opiniones totalmente contradictorias como las de  Lynn Prince Cooke, profesora de la Universidad de Bath, Reino Unido. No es que diga que los hombres pongan excusas para tener sexo, sino que admite que ellos están más cansados, pero ellas mucho más activas sexualmente. Aunque es cierto que la repartición de tareas es un punto a favor de la pareja, más que nada porque hay menos discusiones y tensiones y por lo tanto menos probabilidades de divorcio, la mujer es más promiscua a la infidelidad en este tipo de caso. ¿Os sorprende? A nosotros poco, la verdad. El caso es que, habiendo avanzado tanto, es normal que la mujer se sienta mucho más liberada y menos cohibida socialmente, asumiendo un rol un poco más masculino. Solo en Estados Unidos donde ya hay más hogares mantenidos por mujeres, el adulterio femenino creció 40% en las dos últimas décadas igualándose al masculino; además el 34% de las infieles dicen ser felices en su matrimonio. Y es más, algunas investigaciones recientes prueban que la inclinación de la mujer hacia la promiscuidad es mayor que en el hombre, a pesar de que la cultura nos ha hecho creer que los cazadores son ellos.

Ya sabéis que nosotros somos férreos defensores de la igualdad, en todo, pero no en el tema de la abstinencia sexual voluntaria. No hay excusas para tener sexo que valgan y mucho menos para nosotros.

Sed malos.

Leave a Comment

× 2 = 8