Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

¿Hay diferencias entre follar, “hacerlo” y hacer el amor?

Aunque ya sabéis que a nosotros no nos gusta nada clasificar las cosas, últimamente se nos están llenando los oídos de estos términos. Cada vez, la gente tiende más a diferenciar las prácticas sexuales para darles –o quitarles- importancia. Pues bueno, teniendo en cuenta que sois vosotros lo que más nos importa, vamos a dedicar un post a estos términos.

Como ya hemos dicho, estos términos son solo eso: términos. La gente los usa para poder diferenciar las prácticas sexuales, aunque realmente no tenga ningún sentido. Da igual que seáis una pareja consolidad que amantes pasajeros, en ambas ocasiones se puede follar, y en ambas hacer el amor. Todo depende de cómo nos planteemos el asunto.

follar, hecerlo o hacer el amor

Si nos centramos en los términos, lo más normal es que pensemos que tan solo los usan los más jóvenes. Totalmente un error. Cada vez más, escuchamos a nuestros clientes más “maduros” sexualmente utilizando los términos. La liberación sexual, el que la gente no vea el sexo como un tabú, que a la gente le guste cada vez más la mezcla de la pasión y el romanticismo, y otras muchas cosas son las que, al fin y al cabo, nos están haciendo hablar de esto. Así que sin más dilación, os dejamos unas pequeñas definiciones, recopilación de todos vuestros comentarios.

Follar.

Este término se acuña a la práctica sexual, sin más. Es decir hacerlo tan solo con el fin de encontrar un beneficio físico. Según algunos clientes, etiquetan a sus relaciones de este modo cuando no hay una “barrera de amor”, es decir, hablando claro y mal, cuando se hace en plan sucio. En esta ocasión, la práctica sexual está llena de pasión, de locura, de descontrol y de caos. Algo que a ambos les hace disfrutar, desinhibirse y permitirse disfrutar sin límites.

Sí, es lo que estáis imaginando. Cuando os hablamos de follar estamos hablando de esos momentos pasionales, en los que uno de vosotros acaba empotrado contra la pared, los pantalones a medio bajar, la falda a medio subir y donde todo vale, hasta hacerlo encima del parquet mientras os mira el perro. Es ese deseo irrefrenable de mantener sexo con su pareja, aunque sea pasajera.

Como ya hemos dicho, esto no está para nada reñido con la pareja. ¿Por qué no van a poder las parejas follar? ¡Claro que pueden! ¡¡Pueden y podrán siempre!! La pasión es un elemento que debe estar presente siempre en la pareja, sin la pasión las relaciones se marchitan y lo que al principio es química y sentimiento acaba convirtiéndose en simple convivencia y cariño.

“Hacerlo”

Sí, el término es obvio. En principio parece normal usar esta palabra para definir las prácticas sexuales, ¿verdad? Pues según lo que nos han estado explicando, cuando se usa éste término, se cambian las condiciones del “contrato”. Por lo visto, cuando hablamos de “hacerlo” estamos hablando de mantener relaciones con una persona con la que ya has conectado, claro que más allá que tan solo físicamente. Es decir, la gente que conoce éste término lo usa esencialmente para explicar que ha “follado” pero con cariño. Sí, señores. Ahora se define todo. ¿Por qué no esto?

A nosotros nos gusta esta definición. ¿Por qué? Porque, por lo que parece, no se pierde la esencia de ninguno de los dos “extremos”. Es decir, se mantiene la pasión, la lujuria, pero al  mismo tiempo nos encontramos con una conexión emocional.

En este caso, la pareja comparte una cierta complicidad, una serie de emociones guiadas al cariño y al afecto. Que no al amor.

Sí, estamos hablando de esos polvos bonitos de las películas, en los que los protagonistas se meten mano por primera vez y se miran con pasión, hablándose con la mirada. Hace suspirar, ¿no? Pues imaginad que a ésa escena le añadimos la locura y el caos de cuando follamos. ¡Perfecta combinación!

Hacer el amor.

Muchos de vosotros estaréis pensando que para qué vamos a explicar esto, si después de haber explicado los otros dos términos ya sabemos lo que es. Pues sí, tenéis razón. Pero a nosotros no nos gusta dejarnos los trabajos a medias, ya lo sabéis. Hacer el amor, es lo que se entiende, vulgarmente, por acostarte con la persona a la que quieres. Es decir, en este momento existe una compenetración completa de la pareja. Es el momento en el que ambos son totalmente cómplices y se demuestran lo que más sienten.  ¿Ejemplo práctico? Ése momento en el que los protagonistas de alguna película romanticona, después de habérselo dicho todo acaban en la cama, rodando, agarrados de la mano, haciéndose estremecer… Sí, muy a lo “Los puentes de Madison” o “Memorias de África”.

Sabemos que este post os habrá sacado más de un suspiro al leer las definiciones de estas palabras, al igual que a nosotros. Pero antes de dejaros soñando o poniendo en práctica esto, tenemos que repetiros que da igual qué tipo de relación creáis que tenéis con vuestra pareja, todos los supuestos son aplicables. Innovad, dejaros llevar y, como siempre,…

Sed malos.

Leave a Comment

72 ÷ 9 =