Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

El buen sexo siempre trae gemidos de placer

Como con cualquier otra cosa en esta vida: si algo hace ruido es que, al menos, funciona. Esto es una regla de oro para todas las cosas: el ordenador, el coche, la respiración… Todo en esta vida hace ruido, aunque es cierto que muchas veces el ruido significa algo negativo –por ejemplo, en el caso del coche-, en cuestión de sexo no tiene nada que ver. Hay pocas cosas que más placer den que oír a tu pareja –sea del tipo que sea- gimiendo. Sí, ahí estamos todos de acuerdo, aunque también es cierto que no todo el mundo lo hace.

gemidos de placer

Los gemidos y el placer

Si bien es cierto que los gemidos de placer son algo muy excitante, no todo el mundo los hace. Son más las mujeres las que lo hacen, mientras los hombres son más silenciosos. Eso sí: a ambos sexos les gusta escuchar a su pareja gemir. Sin embargo, -y aunque parezca completamente opuesto a lo que os planteamos- no todo el placer va acompañado de un sonido, lo más común es que esto no se dé. Un estudio de 2011 demostró que la gran mayoría de las mujeres no gime como consecuencia del placer y del orgasmo, sino que se realiza más bien para fomentar el orgasmo del hombre. Aunque el 87% encuestadas afirmó que los gemidos de placer son para aumentar la autoestima de su pareja, el 66% de mujeres también dijo que suelen gemir de placer hasta pasado el orgasmo.

Aunque los gemidos de placer no sean lo más lógico sí que se suele poner mucho en práctica, de hecho existen unas gritonas genuinamente encantadoras. Para el 58% de las mujeres, el placer no es completo si no puede hacer gemidos de placer durante las relaciones sexuales. Es cierto que, algunas veces, hacerlo en silencio –más por obligación que por opción- tiene su morbo, pero bajo nuestra opinión: ¡donde esté un buen revolcón, siempre hay un buen gemidor!

Aunque parezca mentira, en muchas ocasiones los gemidos de placer no son reales –esto tienen tendencia a hacerlo las mujeres- y son, además de para dar ambiente, para provocar al otro. Según un estudio presentado en el Journal of Sexual Activity, los gemidos de placer provoca la liberación de testosterona y oxitocina en mayores cantidades. De esta forma, nuestra sensación de autoestima se incrementa propiciando la creación de un vínculo emocional con la pareja ya que nuestro cerebro crea un buen recuerdo –además de por lo obvio, claro-.

 gemidos de placer

Los gemidos de placer y el porno

Si hay alguien que conoce a la perfección las estratagemas de los gemidos de placer son las productoras y las actrices porno. La industria del porno es la que más dinero está generando estos últimos años y, por supuesto, no es por casualidad. Además de porque el sexo en sí mismo vende, está muy claro que saben cómo conseguir excitar a los consumidores habituales y a los no tan habituales. El caso es que el 78% de los gemidos de placer en los vídeos y películas porno es fingidos, así como los ruidos –los fap,fap,fap por ejemplo-. Es obvio que una persona no puede estar casi una hora gimiendo, la garganta se tiene que resecar seguro.

El porno, usa por lo tanto los gemidos de placer para potenciar todos los sentidos. Aunque es cierto que lo mejor para conseguir la eyaculación, tanto de ellos como de ellas, es lo más visual, lo auditivo también es esencial para conseguir provocar una sensación mayor de exitación.

Ya sabéis que fingir orgasmos es malo y no os va a llevar a ningún lado –aunque a veces os puede salvar de alguna que otra ruptura, eso está claro- pero es cierto que sí que es un potenciador de la excitación por excelencia. Otro dato que es relevante es que muchas veces no hace falta ni elevar la voz, tan solo con una respiración agitada más intensa de lo normal, estaremos obteniendo los mismos resultados que con los gemidos.

Ya sabéis lo que toca, ¿no? Sí, practicar un poco esos gemidos de placer.
Sed malos

Leave a Comment

9 × 1 =