Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

3 juegos par iniciarse en el BDSM

Con la llegada de la película más esperada del año –sí, 50 Sombras de Grey-, nosotros también nos ponemos las pilas. No es la primera vez que tocamos el tema del BDSM y os damos algunos consejos para poder ponerlo en práctica de la mejor manera posible. Es cierto que es una práctica poco conocida –o al menos lo era-, pero que desde el boom de la trilogía de Grey llegase a cualquier lugar del mundo, el tema de practicar BDSM se ha puesto muy de moda.

Como ya comentamos con anterioridad, jugar siempre es buena idea ya que se consigue introducir nuevas experiencias y nuevas formas de experimentar placer y de conocer vuestro cuerpo, pero el BDSM tiene algunos riesgos añadidos que siempre se han de tener en cuenta. El caso es que, lo primero que debéis saber es que este tipo de prácticas ha de hacerse con una persona –ya sea pareja o no- en la que se confíe y se tenga una relación cercana. Esto ayudará a la comunicación que deberéis mantener durante todo vuestro encuentro.

Juegos principiantes BDSM

Partiendo de esa base –y evitando al máximo cualquier acto de estrangulación-, os traemos unos juegos para que podáis jugar a vuestro gusto y practicar de forma segura el BDSM. Por supuesto –aunque no necesariamente- este tipo de juegos son para principiantes, para que podáis empezar a introducir poco a poco esta nueva modalidad de sexo y os sintáis, si queréis, un poco más Grey o Anastasia.

Juegos de rol

Una de las bases del BDSM es que nunca se es la misma persona dentro de la habitación donde se va a practicar que fuera. Por ello –y a no ser que se diga lo contrario- de puertas hacia dentro sois personas completamente diferentes a vuestro día a día.

Esto, en muchos casos, es un hándicap para poder jugar. Muchas personas son incapaces de inventarse un rol por sí solos y ponerlo en práctica ya que no parecen sentirse muy a gusto. Esto pasa, de forma mayoritaria, cuando los roles se imponen.

Para que empecéis a disfrutar del BDSM de una forma saludable nosotros os proponemos que creéis un juego de cartas en el que contempléis varias opciones y lo hagáis de forma conjunta. Esto os ayudará a comunicaros, a saber lo que opináis y, por otro lado, a descubrir qué tipo de fantasías tiene vuestra pareja. Así pues, con un poco de cartulina, cread varios perfiles –lo mejor es hacer bastantes- contemplando quién será el sumiso, el dominante, qué tipo de persona sois, qué gustos tenéis, etc. Será una liberación que os ayudará mucho a integraros y a abstraeros de cualquier tipo de presión que podáis sentir –tanto por el BDSM como por los ajetreos de vuestro día a día-.

Cuéntame al oído

Uno de los pilares del BDSM es saber sentir el placer, saber controlarlo y compensar el placer-dolor de forma equilibrada disfrutando de ambos polos. Uno de nuestros mayores problemas –en el cual nos incluimos- es que somos animales demasiado visuales, por lo que es muy normal que el resto de sentidos estén mucho menos desarrollados. Una vez privados de vista, el oído, el olfato y el tacto se duplican. Por eso, os proponemos que uséis el bondage para privar a vuestras parejas del sentido de la vista. Tras esto, habladle, decidle todo eso que queréis y empezad así a crear ambiente. Es una buena forma de decirle lo que queréis hacerle, sentir y conseguir de una forma sensual y diferente.

Juegos principiantes BDSM

Toca-Toca

El bondage y la dominación son parte esencial de esta práctica sexual y permiten jugar y experimentar muchas nuevas sensaciones. Las ataduras pueden valeros en esta ocasión para generar una nueva situación y aprender a disfrutar del cuerpo de vuestra pareja. Además de esto, podéis empezar a descubrir qué puntos son aquellos que tan solo le producen placer, los que solo dolor y los que la mezcla de dolor y placer son pura explosión. Recordad que las ataduras –sobre todo para los principiantes- deben hacerse de forma suave ya que, en algunas ocasiones, producir mucha presión puede acabar trayendo consecuencias negativas como dislocaciones, contusiones e incluso pánico.

El BDSM ofrece un mundo lleno de posibilidades y realizado con la suficiente cabeza no os hará ningún daño. Disfrutad de todo que la vida es corta.

Sed malos y… ¡No hagáis muchas aguas en el cine!

Leave a Comment

54 - = 52