Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Descubre los mejores juguetes para practicar sexo anal

Hoy nos hemos propuesto hablaros de los juguetes anales. ¿Por qué? Porque tras el post del otro día sobre el Punto P, creemos conveniente informaos acerca de este tema. Como ya os dijimos, las prácticas anales son menos comunes y por lo tanto la información puede ser escasa. Muchas veces se cometen errores, tanto en el uso como en la elección de este tipo de “aparatejos”. Pocas veces sabemos qué tenemos qué elegir, sea del producto que sea, pero nosotros, curtidos en mil batallas, hemos escuchado de todo y por eso preferimos aclarar algunas cosas antes de que os lancéis a practicar sexo anal.

juguetes para sexo    anal

Lo importante que tenemos que saber acerca de los juguetes es que no TODOS sirven para el ano. Desde Besátame os aconsejamos que uséis los indicados para el sexo anal. Mucha gente comete el error de usar vibradores o juguetes vaginales para el ano. TREMENDO error. Uno de los más graves problemas que tiene esto es que los juguetes vaginales NO están preparados para el recto. Las razones son varias: la silicona o la gelatina no se ha tratado especialmente para no ser “atacada” por las bacterias que hay en el ano, no tienen un tope para que el recto no los “absorba”, la mayoría no tienen la angulación adecuada para el ano y acaban haciendo desgarros, y un largo etc…

El mejor juguete.

    bolas anales plug anal

Vamos a ser sinceros: la elección de este tipo de juguetes dependerá de si sois primerizos o no. Con esto nos referimos a que nunca antes habéis practicado sexo anal, sea de la forma que sea. Si lo sois, deberemos elegir SIEMPRE un tamaño más pequeño, con una base ancha; un plug, es decir un estimulador anal sin vibración; y el material, preferiblemente lo más “rígido” posible. La razón por la que hay que elegir un material más “duro” es que no controlamos lo suficiente el recto y sus sensaciones, por lo tanto un juguete más “blando”, véase de gelatina, podría dañarnos internamente sin ser nosotros conscientes de ello. Otro juguete que nos puede venir como anillo al dedo son las bolas anales. Este tipo de juguete nos permite ir variando la dilatación del ano gracias a la diferencia de diámetro que tienen las bolas. Estas, además, tienen un enganche al final, lo que nos permite cogerlas perfectamente e ir tirando e introduciéndolas sin miedo.

En el caso de que no sea nuestra primera vez y ya tengamos el tema más o menos controlado, la elección del juguete anal corre ya de vuestra cuenta. En Besátame, a los más experimentados, os recomendamos los juguetes con vibración ya que son una nueva forma de experimentar y de disfrutar con el sexo anal. De todas formas, vosotros también tenéis que tener en cuenta lo que hemos dicho al principio: todo juguete anal tiene que tener una base o un enganche, como en el caso de las bolas anales, para que el recto no se quede con el juguete y acabéis en urgencias.

El lubricante: vuestro aliado.

relajante anal

Lo siguiente a tener en cuenta es el lubricante. Partiendo de la base de que el ano es muy “seco” tendremos que usar un buen lubricante, nada de Durex, Control o derivados. Como ya os comentamos en un post anterior, la elección del lubricante es muy importante dependiendo del tipo de relación que vayamos a mantener. Por eso, y más en este caso, debemos tener a mano un buen lubricante anal si no queremos crearnos algún que otro problema. Para las relaciones anales, os recomendamos un lubricante anal con base de silicona ya que son los que mejor se adaptan al recto y los que producen menos problemas después de la relación. Para los primerizos en este tema, existen una serie de lubricantes para el sexo anal con relajante muscular. Son relajantes naturales, hechos a partir de extractos de jojoba y otros componentes que os ayudarán a hacer mucho más fácil la penetración.

Por último, lo único que nos queda por deciros es que disfrutéis al máximo. Cuanto más relajados estéis mejor será la relación. No olvidéis que para cualquier relación sexual es importante estar relajados y, sobre todo, no pensar en el “dolor” que podemos sentir. Si hacemos esto, nuestro cerebro será el que se bloquee y no nos permita disfrutar plenamente de lo que estamos haciendo. Además de esto, si guardamos una mala experiencia nos será imposible poder volverlo a intentar ya que nos bloquearemos. Relajaros y hacedlo porque realmente os apetece, nada de ir forzados.

Tened presente una cosa: las relaciones sexuales son adictivas. Así que cuidado si no queréis encerraros en casa durante días.

Sed malos.

1 comment:

  1. The Brooklyn Follies

    Muy bueno, habrá que probar.

    Responder

Leave a Comment

8 + 2 =