Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

La Anorgasmia: un problema más común de lo que parece.

La Anorgasmia: un problema más común de lo que parece.

Hoy volvemos a la carga con un nuevo post. Ya os hemos hablado de los problemas más comunes entre los hombres, así que hoy nos proponemos hablaros de un problema que afecta a muchas más mujeres de las que pensamos. Exacto, hoy venimos a hablaros de la anorgasmia.

anorgasmia

La anorgasmia, como es más conocida, implica la falta o retraso persistente –que no esporádico- del orgasmo. Obviamente, hablamos de este problema cuando hemos tenido, previamente, una excitación en condiciones, ya que sino el tema del orgasmo es algo inalcanzable para una mujer. Si bien es cierto que este término también se puede acuñar a los hombres, es más difícil ya que se “camufla” tras problemas como la eyaculación precoz o la falta de eyaculación – retardada o ausente. Según Jaume Guinot, psicólogo del centro catalán de Psicología Granollers, este problema no entiende de edades, ya que se da en mujeres de 15 a 60 años. Este psicólogo apunta que este hecho se basa más bien en ciertos problemas psicológicos –que trataremos más adelante- y que suelen traer, como consecuencia, inseguridad, miedo, baja autoestima, ansiedad y, lo que es peor, pérdida del apetito sexual. Un estudio australiano de 2011, publicado en la revista científica ‘Journal of Sexual Medicine’, afirmaba que alrededor del 35% de las mujeres confesó no haber experimentado nunca un orgasmo. ¿Podéis imaginaros la sensación de estas mujeres? Son mujeres que, por supuesto, han superado, en muchos casos, su madurez sexual, independientemente de la edad que tengan. Por lo tanto, esto empieza a convertirse en un problema grave que trae consigo problemas mucho más graves y no físicos.

Lo primero que debemos saber, chicas, es que nosotras no somos como los hombres, ya que nosotras no estamos predispuestas genéticamente a llegar, siempre, al orgasmo. Debido a que la vagina tiene muy pocas terminaciones nerviosas, es más normal que no podamos llegar al orgasmo solo con el coito, y que, en ése caso, deberemos ayudarnos de la estimulación clitoriana. Aunque no por ello, por mucho que queramos e intentemos, vamos a llegar siempre al orgasmo. Sí es cierto que, algunas afortunadas, llegan siempre al orgasmo, pero son excepciones que confirman la regla, que es no siempre vamos a conseguir un orgasmo, aunque a todas nos gustaría.

Uno de los factores que puede llegar a influir en esto es el paso previo al coito, es decir, la estimulación. Cuando hablamos de la estimulación femenina, no es, para nada, lo mismo que cuando hablamos de la estimulación masculina. Esto se debe a que las mujeres necesitan mucha más excitación que los hombres antes de estar en el “punto de cocción” perfecto para poder mantener relaciones. Y, ¡por supuesto!, cuando hablamos de estimulación no nos referimos solo a ir tocando zonas erógenas y ya está. No. Las mujeres, necesitan un juego mucho mayor que un hombre para estar totalmente excitadas. Las miradas, las caricias, los besos, los mordiscos… Vamos, todo lo que se considera juego previo, es muy importante para las mujeres.

Aunque no lo creáis, existen muchos tipos de anorgasmia, aunque todos tienen el mismo tratamiento, y, en muchos casos, la mismas influencias.

Anorgasmia primaria: la sufre quien nunca ha obtenido el orgasmo, ni a través del coito ni por masturbación, a pesar de poder -o no- eyacular normalmente.

Anorgasmia secundaria: la sufre quien, tras una época de haber tenido orgasmos con normalidad, deja de experimentarlos de forma sistemática.

Anorgasmia absoluta: cuando no es capaz de alcanzar el orgasmo mediante ningún procedimiento (autoestimulación, heteromasturbación, etc.).

Anorgasmia relativa: cuando se es incapaz de llegar al clímax de una forma determinada; por ejemplo, anorgasmia coital.

Anorgasmia situacional: cuando puede alcanzar el orgasmo sólo en determinadas circunstancias específicas.

Aunque os hemos dicho que uno de los problemas que lleva a esta situación, el más común, es la falta de “poner a hervir a la mujer”, existen otro tipo de factores que influyen en esto. Estos factores son más bien físicos, y no psicológicos. Cualquier enfermedad o traumatismo en la zona pélvica, al igual que la ingesta de cualquier droga, e incluso algún fármaco concreto, pueden ser causas orgánicas que inhiban el orgasmo. Estas causas, sólo representan un 5% de los casos, y pueden ser enfermedades endocrinológicas (diabetes por ejemplo), neurológicas, ginecológicas, etc. Aunque, como ya hemos dicho, los factores que más influyen en la anorgasmia son los psicológicos. Las condiciones culturales negativas, experiencias sexuales traumáticas, factores interpersonales –como no estar cómoda con tu pareja en el momento del coito-, la falta de información sexual, la monotonía en la relación, la ambivalencia respecto a su compromiso de cara a la relación de pareja -el temor al abandono, temor a afirmar la propia independencia, sentimientos de culpa relacionados sobre todo con las relaciones sexuales- son los principales factores psicológicos que hacen que las mujeres se bloqueen y no lleguen al orgasmo.

A pesar de lo que se cree, la anorgasmia sí tiene cura. Lo más común es acudir a un terapeuta, sobre todo si la anorgasmia está más bien prolongada en el tiempo. Este tratamiento terapeutico tiene muy buenos resultados, según afirma Ana Lillo, sexóloga del Instituto de Madrid. Según su experiencia, el 95% de los casos tiene solución, sobre todo si ellas cooperan e intentan superar sus barreras. Por otro lado, Jaume Guinot, apunta también que una de las “curas” para este problema femenino es la llamada “maniobra puente”. Esta maniobra consiste en la estimulación –propia o gracias a su pareja- del clítoris.

 

Por supuesto, y como siempre os decimos, en esta vida ni todo es blanco, ni todo es negro. Por eso, es importante que recordéis que la anorgasmia NO es no llegar algunas veces, sino que es NO llegar muchas veces en un periodo de tiempo determinado. Si sois de las que sufren al ver que no tienen orgasmos siempre –cosa que ya hemos dicho que no es lo normal- tenemos muchas soluciones para vosotras.

 

Las cremas de Shunga

Una de las mejores marcas que existen en el mercado para el beneficio femenino  es Shunga. Ya os hemos hablado en un par de ocasiones del Dragón, la crema unisex que os proporcionará placer a los dos, pero hoy os venimos a comentar otras cremas de esta fabulosa marca. En este caso, y para hacer frente a la falta de orgasmos, os proponemos el Jardín Secreto y Lluvia de Amor. El Jardín Secreto, es una crema que debe colocarse en el clítoris. Con ella conseguiremos potenciar y aumentar la sensación del orgasmo –u orgasmos- que tengamos. La Lluvia de Amor es una crema que se coloca en el punto G femenino y que consigue aumentar el tamaño de este, para que las que no llegáis al orgasmo solo con el coito, disfrutéis mucho más.

Lubricantes femeninos de Pjur.

Otras marcas también se han centrado en el placer femenino, ya que saben que no siempre llegamos. Por eso, Pjur se ha preocupado de sacar sus lubricantes femeninos, los cuales potencia mucho más el orgasmo femenino. Estos son:  Pjur med his&hers y Pjur medical warming.

 

Lo único que nos queda a nosotros por añadir es que, si tenéis este problema, mejoréis vuestra comunicación de pareja. De nada vale fingir que tenemos orgasmos, ya que de esta forma no vamos a conseguir nada. Una relación de pareja comunicativa soluciona muchos problemas y ayuda a perfeccionar nuestras relaciones sexuales. Así que si veis que vuestra pareja falla en algo… ¡No dudéis en decírselo! En eso consiste la pareja: en crecer y mejorar, mucho mejor si es en la cama, claro.

Por último, y esto es para los chicos, que no os agobie que vuestra pareja no llegue siempre al orgasmo. No empecéis con las preguntas incómodas y típicas de “¿Has llegado?” “¿Qué ha pasado? ¿Por qué no te has corrido?” “¿Te ha gustado?”. Esas preguntas, pueden llegar a bloquear más a vuestra pareja y hacerla sentir mal. Por otro lado, es importante que sepáis que si no llegan al orgasmo NO quiere decir que no hayan disfrutado. Como se suele decir: “Lo cortés no quita lo valiente”

Sed malos.

Leave a Comment

64 + = 71