Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

La falta de deseo sexual o el deseo sexual hipoactivo

Como ya sabéis, nos encanta informaros y hablaros con total tranquilidad de los temas sexuales más “delicados”. En este caso, venimos dispuestos a hablaros de un tema que es mucho más estresante para las mujeres de lo que puede parecer a simple vista.

deseo hipoactivo

Sabemos que los hombres tenéis una idea preconcebida de las mujeres que no es la correcta. Pensáis que muchas veces ellas no quieren tener sexo porque quieren vengarse de vosotros, porque están vagas o simplemente porque pasan. En muchas ocasiones, el responsable de esta falta de deseo es el deseo sexual hipoactivo. Éste tipo de problemas en mucho más frecuente de lo que se cree, llegando a rozar el 59% de las personas sexualmente activas. Según una investigación del 2005bde WISHES ( (Women’s International Sexuality and Health Survey), son las mujeres pre y menopáusicas las más susceptibles ante este problema. Frente al 97% de mujeres que sufren la falta de deseo, encontramos también que los hombres mayores de 50 años sufren este problema, llegando al 70% de ellos.

El deseo sexual hipoactivo puede ser primario, es decir que la persona nunca ha tenido mucho interés sexual, o secundario, cuando antes lo tenía pero ahora ha disminuido o lo ha perdido. También puede ser situacional con relación a la pareja: él o ella tiene interés hacia otras personas pero no hacia la pareja, o puede ser general: él o ella carece de interés sexual hacia cualquier persona. Este problema es mucho más frecuente de lo que pensamos, y como ya habéis podido comprobar no entiende de sexos.

En general son las mujeres más adultas la que lo sufren y esto se debe a que, genéticamente, la mujer está “diseñada” para, una vez ha procreado, centrarse en sus “crías” y mantenerlas a salvo. Es por eso, que muchos hombres recién casados y que han sido recientemente padres, se quejan de la falta de deseo de sus parejas.

Síntomas más frecuentes

El síntoma predominante por excelencia es el gran desinterés por la vida sexual. Situaciones con un alto contenido erótico, que antes le significaban importante respuesta, ahora no le provocan nada. Cuando la persona no está en pareja, puede tolerar esta situación por un período prolongado de tiempo, pero cuando son dos losafectados, esto puede tener consecuencias devastadoras. Muchas veces aparecen otras disfunciones en carácter reactivo (impotencia, eyaculación retardada, dolor en la penetración, imposibilidad de lograr orgasmos, falta de lubricación vaginal) las que harán que la actividad sexual de la pareja mengue aún más y hasta desaparezca, lo cual lleva en la gran mayoría de los casos, a serios problemas de relación.

Causas de la pérdida de deseo sexual

Según Masters, Johnson y Kolodny, entre las causas se deben diferenciar aquellas de origen orgánico de las debidas a factores psicosociales, aunque la mayoría de las veces ambas van cogidas de la mano. Las causas orgánicas son determinadas enfermedades médicas crónicas como la insuficiencia cardiaca, renal, hepática y la diabetes. También estados de alteración en los niveles de algunas hormonas durante la menopausia en la mujer, o la andropausia en el hombre, donde la testosterona (hormona sexual responsable del deseo) disminuye más de lo esperado para la edad. Muchas otras veces la ingesta crónica de un gran número de medicamentos, o de alcohol o tabaco son las causas responsables. Dentro de las causas psicosociales se identifican en primer lugar el estrés, luego los problemas de relación, donde uno de los miembros de la pareja no se siente emocionalmente íntimo o cercano al otro. También problemas de comunicación y conflictos fuertes o la falta de tiempo para que la pareja pueda estar a solas. Si la relación de pareja está pasando por un momento crítico, si hay falta de comunicación o necesidad de espacio propio por un miembro de la pareja para poder crecer y evolucionar, entonces en estas circunstancias es muy posible que la sexualidad se sienta afectada, ya que el bajo deseo sexual es un barómetro de la salud emocional de la relación.

Qué hacer

Una de las mejores soluciones es la terapia. La terapia podrá llevarse a cabo tanto con nuestra pareja como en solitario, y su planteamiento se basa en “desangustiar” al paciente con técnicas adecuadas, buscar la colaboración y reeducar ciertas actitudes de la pareja, y establecer un proceso mediante el cual la persona irá conociendo el sexo como si empezara de cero y aprenderá a disfrutar de él de nuevo. Y funciona, ¡de verdad!

Hay ocasiones en las que no se dan los criterios necesarios para diagnosticar “deseo sexual hipoactivo”, y entonces es cuando decidimos que sólo es un deseo bajo o muy diferente del de la pareja, quizá. Aquí es cuando la mejor idea será intentar aumentar el deseo con juguetes y productos adecuados a cada persona/pareja, y crear un clima de relax y romanticismo. También la lectura de novelas eróticas ayudará siempre a quienes persigan aumentar su deseo sexual.

Esperamos, como siempre, haberos sido de ayuda para descubrir nuevas cosas en relación al sexo. Si os habéis sentido identificados en algunas de las cosas que hemos dicho, ¡que no cunda el pánico! No por tener algunos síntomas sufrimos de deseo sexual hipoactivo, sino que simplemente necesitaremos un tiempo de “reencuentro” con nosotros mismos. Recordad que la comunicación es siempre un punto de partida para encontrar soluciones a problemas como este.

Sed malos.

Leave a Comment

94 - = 90