Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

La mujer en la publicidad

La mujer en la publicidad

Los estereotipos y la mujer en la publicidad

Seguramente no seamos los únicos que estamos un poco hartos de todos los estereotipos que se pueden llegar a sacar en un solo anuncio, incluso en una imagen. Y es cierto que cada vez hay más estereotipos, sobre todo en una época tan crítica donde la publicidad despliega sus alas: la Navidad. Sí, en Navidad todos nos tenemos que pasar horas y horas viendo anuncios de juguetes, colonias, ropa y regalos geniales para nuestros seres queridos. Sin embargo, estamos seguros de que cada vez son menos las personas que se dan cuenta de todos los estereotipos que pueden llegar a haber en un simple spot que vemos en la TV.

Sí, uno de los que más odiamos -y que ojalá cambiase- es el que hay alrededor de la mujer. Desde siempre, la mujer se ha usado en la publicidad como icono de sensualidad, de persuasión, de energía… Pero detrás de eso hay mucho más y es algo que a nosotras no nos gusta. En Besátame, somos conscientes de que hasta nuestros packagins son realmente abusivos, al menos con el cuerpo de la mujer. Sí, es un problemón. ¿Por qué? Pues porque el sexo vende. Sí, así de sencillo. 

 

Agent Provocateur - Fall Winter 16 1024X768 Fashion Wallpaper

 

¿Cómo actúa la publicidad en los estereotipos femeninos?

El caso es que ha sido a través de la nueva campaña de L’Agent Provocateur, cuando nos hemos puesto a pensar y pensar en qué supone todo esto. Ya no hablamos de sexo en sí, no, hablamos más bien de sensualidad y sexualidad transmitida a través de dos cosas: carne y huesos. Sí, habéis acertado, en muchas ocasiones –en la mayoría sin decirlo muy alto- la mujer es el objeto central del spot publicitario.

No nos centramos en las campañas tipo Ariel, L’Oréal, Garnier, etc… No, hoy nos metemos un poquito más adentro de toda esa superficialidad y miramos con lupa campañas en las que el cuerpo de la mujer es realmente un espejo en el que el producto es un mero “añadido”. Al fin y al cabo, las protagonistas de estos anuncios son ellas, las mujeres buenorras, con un cuerpazo de infarto que nos dejan a todas boquiabiertas y con ganas de ir al gimnasio y petarlo. Sí, a las besatadas nos pasa también. Ya os hemos dicho que esta reflexión nace a través de la nueva campaña de la lencería –más que divina, hemos de añadir- de L’Agent Provocateur.  En ella vemos cómo la mujero 200/10 es la portada, la cara, la imagen de este tipo de lencería.

¿Por qué? Pues muy simple: transmiten deseo. No, no sólo al sector masculino que seguro que se ha echado delante la pantalla a beber el agua a lo Jon Kortajarena, sino para ellas. Estas mujeres son un referente, un modelo a seguir para su público potencial. Llevar su marca lleva implícito estar buenísima –y tener la billetera llena, claro-. Son lo que todas –en el fondo- queremos o hemos querido ser. Son las diosas de la lencería. Y ya no sólo es eso, sino que además de estar terrible -y temiblemente- buenas, ¡aparecen buenorro! Sí, sí. Un buenorrazo, un señor que encima recalca y te dice cuando te mira “Hola nena, esto es lo que conseguirás si te compras esta ropa: Un cuerpo divino y a un tiarro como yo”. Y así… Con un Kortajaena y un Miguel Angel Silvestre del año pasado… No hay quien se resista.

Y no son las únicas, las Victoria’s Secret, los ángeles de la seducción son otro punto de análisis y estudio. Son lo que nosotras más deseamos, lo que soñamos y anhelamos. ¿Cómo rellena entonces la marca ése vacío existencial? Pues muy fácil… “Lleva estas braguitas y te sentirás como ellas”. ¿Cómo las mujeres no van a querer sentirse increíbles también viendo a Adriana Lima con esas alas y esa lencería? ¡Quien pudiera! Son diosas del deseo… En definitiva lo que toda mujer quiere ser para por su pareja

Y ahora… Pensamos nosotros. ¿Esto qué quiere decir? ¿Tenemos que ser todos Barbies y Kents renacidos?¿Todos buscando la perfección para nada? Porque aunque lo de que la mujer sea objeto de deseo y primicia publicitario, cada vez hay más modelos masculinos buenorros inundando las campañas publicitarias. ¿Qué opináis de todo esto? ¿Creéis que es bueno àra nuestra salud mental y física?

Ya sabéis… Reflexionad sobre esto chicas, y cuando dejéis de pegaros a la pantalla babeantes en el minuto en el aparece Kortajarena… Contadnos, pero sobretodo

Sed malos.

Leave a Comment

45 ÷ 15 =