Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Los fetiches sexuales más comunes

El fetiche o fetichismo es, en realidad, la adoración por objetos que se suponen mágicos o sobrenaturales. Sin embargo, este término se ha pasado al ámbito sexual por el simple hecho de que, los fetichistas –lo que tienen fetiches- adoran estos objetos aunque por otra razón y otro fin. Sí, claro, el sexo.

El caso es que si hablamos de fetiches hay mucho que decir pero poco que definir. Hay tantos fetiches como colores y… ¡a cada cual más raro! Del fetichismo nacen las parafilias, que son, en resumen, comportamientos relativamente anómalos y que producen excitación sexual, como los fetiches.

Los fetiches son, al fin y al cabo, objetos por los que las personas se inclinan y buscan encontrar placer sexual en ellos. Por lo general, este tipo de prácticas es bastante normal, pero como ya hemos dicho… hay algunos fetiches que se pasan. En cualquier caso, este tipo de actos son mucho más comunes de lo que parece, son las fantasías –así lo llaman para que no parezca nada raro-. ¿Quién no se ha puesto cachondo imaginando que ata a su pareja? ¿Quién no ha confesado que el hecho de participar en una orgía le excita? Pues todo eso son fetiches.

Los fetiches

Por supuesto, hay fetiches más y menos típicos, por eso os traemos los cinco fetiches más comunes.

Los 5 fetiches más comunes

El BDSM

Ya os hemos hablado muchas veces del BDSM, en qué consiste, cómo se practica y qué usar para practicarlo. Y aunque no lo parezca, el BDSM es uno de los fetiches que más practican las parejas –y todo gracias a 50 Shadows of Grey-. Dentro del BDSM, las prácticas más comunes son la sumisión y la dominación. En distintos grados, son practicados por la mayoría de las parejas, aunque a veces no se den cuenta de que lo están practicando.

En este tipo de fetichismo, se suelen usar fetiches como esposas, cuerdas, látigos y vibradores.

Juegos de rol o disfraces

Por supuesto, los disfraces eróticos son la apuesta segura para una noche de pasión distinta. ¿Quién no ha acabado en algún momento disfrazada de enfermera? ¿O de camarero sexy? Los disfraces y los juegos de rol que surgen de su uso, hacen que la chispa se encienda de nuevo en la pareja, proporcionándoles un lugar único en el que pueden interpretar un papel completamente diferente al habitual.

Por supuesto, existen muchos disfraces que permiten encontrar el nivel de excitación deseado y jugar de una forma poco convencional a la que ya se había establecido en la pareja.

Voyeurismo

El voyeur –o mirón de toda la vida- es aquel que se excita viendo a otras personas desnudas y/o practicando cualquier tipo de relación sexual. Este es uno de los fetiches más conocidos, debido a que ha existido siempre y –aunque no como patología- se suele declarar a pronta edad, sobre todo en los hombres. Por lo general, son ellos los que se excitan con este tipo de fetiche, aunque muchas mujeres también lo practican ya que es una forma de dejar fluir su imaginación. ¡Ojo porque del voyeurismo a la acción hay solo un paso!

Tríos y orgías

Sí, este es uno de los fetiches o fantasías más comunes en los hombres ya que tienen una tendencia mucho más dominante y, el hecho de poseer a dos mujeres, es algo que va innato en su ADN. Sin embargo, atrás ha quedado eso de que solo sea para los hombres, ya que muchas mujeres se abren al mundo de los tríos o las orgías. Si bien es cierto que puede ser uno de los fetiches más buscados y deseados, es importante que, cuando lo practiquemos, mantengamos relaciones sexuales con protección –sí, usad gomita-.

Sexo anal

Este es otro fetiche muy de hombre, aunque cada vez más mujeres lo buscan porque es algo de lo que ya se oye hablar –y mucho- en petits comités femeninos. El sexo anal es el súmmum de los fetiches ya que es como la Manzana a Adán y Eva: el placer oscuro y prohibido –nunca mejor dicho-. Además de añadirle un extra de morbo y fantasía a la relación sexual, es una forma de descubrir nuevos placeres intensos y disfrutar de muchos más –y mejores- orgasmos.

Y aunque no lo creáis… ¡a ellos también les gusta!

Ahora que ya sabéis cuáles son los fetiches más comunes… ¿con cuál os quedáis vosotros?

Sed malos.

Leave a Comment

76 - = 75