Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Los mitos de la sexualidad femenina más comunes

Quizás sea porque nosotros estamos metidos en el mundo del sexo y que, teniendo en cuenta que la mayor parte de nuestra clientela son féminas, estamos más familiarizados con los tabúes que rondan la sexualidad femenina. No vamos a engañarnos: en el sexo aún no existe una liberación real. Sí, en los institutos se habla de sexo y de cómo deben ser las relaciones sexuales, los jóvenes se aventuran antes con el sexo, las jugueterías eróticas tienen mucha más visibilidad, el sexo está más presente en las conversaciones de tertulia y sobremesa y, por supuesto, el tema de violaciones, machismo y demás está muy presente en informativos y la vida cotidiana.

Sin embargo, aunque todos estos temas –en lo referente a la sexualidad- estén más presentes y se les saque más punta, siguen quedando muchos tabúes alrededor del sexo y, lo que es peor, muchos mitos. Sí, la sexualidad femenina es una de las más afectadas por esto. Aunque nos creamos libres socialmente, lo cierto es que socialmente aún no está muy bien visto que se hable de sexualidad femenina abiertamente. Una porque se ve mal y otra porque eso no es de “señoritas”. Tabúes y convicciones sociales que no hacen más que crear bulos y mitos sobre la sexualidad, limitando y cohibiendo a las mujeres a que se aventuren a disfrutarla de forma más consciente y plena.

Hay unos cuantos mitos sobre la sexualidad femenina que si se desterrasen de una vez por todas, las mujeres podrían no solo vivir menos cohibidas sobre el qué pensarán, sino que serían mucho más felices en cuanto a lo que son, lo que pueden hacer y cómo poder disfrutarlo.

mitos sexualidad femenina

Los cinco mitos más comunes de la sexualidad femenina

Las mujeres no ven pornografía

Falso. Las mujeres ven pornografía, lo que pasa es que sus gustos son MUY diferentes y apenas consumen la pornografía “tipo”, es decir la que está presente en la mayoría de las páginas webs, películas o cortos. En 2003, la consultora Nielsen destacó que el 25-35% de las personas que consumían porno en PornHub eran mujeres. Esto se debe a que cada vez más directoras de porno empiezan a hacer películas y cortos en los que no solo se prioriza el placer masculino –como se hace normalmente- sino que se trata a ambos sexos de forma más igualitaria y menos sesgada. De este modo, las mujeres sí ven porno pero buscan más el erotismo antes que el coito en sí por lo que muchas webs no son testigos de su paso por ahí ya que no ofrecen productos para todos los públicos. Este es uno de los mitos de la sexualidad femenina que debe romper la industria del porno si de verdad quiere que las mujeres consuman más porno.

Las mujeres son conservadoras en la cama

Aunque no nos gusta que haya sido justamente con el BDSM, desde que apareció Fifty Shadows Of Grey en la esfera pública y social, la verdad es que las ventas de artilugios de bondage y dominación se ha disparado bastante. La venta de látigos, esposas y prendas específicas para estas prácticas es lo que más ha aumentado. Esto, por supuesto, nos da a entender que las mujeres sí innovan en la cama, lo que pasa es que está menos reconocido socialmente por lo que hay un poco más de tabú al respecto. Y así lo confirma también un estudio de la universidad de notre Dame, en Indiana, donde la socióloga Elizabeth McClintock afirma que un 76% de las 5000 mujeres encuestadas era más propensa a experimentar no solo con juguetes, sino con nuevas prácticas sexuales –incluyendo el sexo con el mismo género-.

Las mujeres no piensan casi en sexo

FALSO. Es cierto que una mujer piensa en mil cosas antes que en sexo, puede ser cierto. Pero esto ocurre cuando, en un núcleo familiar, la mujer es la que carga con todo el peso familiar y comparte las cargas del trabajo, por ejemplo. De este modo, mantener una vida social, profesional, familiar y marital al mismo tiempo puede reducir las probabilidades de que se piense en sexo si hay prioridades como recoger a los niños, hacer la compra, ir a trabajar, etc por delante. Pero lo cierto es que cualquier mujer, piensa en sexo TODOS los días. Según las estadísticas, los hombres piensan en sexo unas 19 veces al día y la mujer una 10. Aunque así, a primera vista, esto no puede sonar escandaloso, para el psicólogo Terri Fisher sí lo es ya que, además de preguntar cuántas veces se pensaba en sexo al cabo de un día, se preguntó, entro otras cosas, cuantas veces se pensaba en comida. Mientras que los hombres pensaban de media 18 veces en comer, ellas solo lo hacían 6. Por lo tanto, viendo el promedio… ¡las mujeres piensan mucho más en sexo que los hombres y este mito sobre la sexualidad femenina no tiene base sólida!

Las mujeres no se masturban

Al igual que con cualquier otro mito de este artículo, el resultado de que las mujeres no se masturban es falso. Desde que el mundo es mundo, TODOS nos hemos masturbado, hombres y mujeres. El único problema es que, en algún momento de la historia del ser humano –del cual no queremos acordarnos- se estipuló que como para el hombre era más “necesario” y “natural” hacerlo –debe ser porque les cuelga entre las piernas-, no estaba mal visto. Mientras, si una mujer tenía necesidades sexuales y se masturbaba, era considerada una pecadora y una demasiado descarada, lo cual implicaba que no era válida socialmente. Por lo tanto, desde entonces, las mujeres vienen escondiendo el tema de la masturbación, incluso a día de hoy donde si una mujer afirma masturbarse con total libertad y franqueza es juzgada como una fresca y una promiscua. La era moderna y la creación de los vibradores y demás juguetes sexuales, revolucionó la sexualidad femenina y consiguió que cada vez más mujeres se masturbasen mejor y sin miedo a lo que dirán. Y ya lo dijeron en el Instituto Kinsey en una encuesta sobre sexualidad a mujeres de todas las edades. De hecho, las mujeres más mayores –de entre 50 y 60 años- afirmaban masturbarse con frecuencia y no precisamente con “juguetes”. Como mito a la sexualidad femenina no está mal, ¿no?

Las mujeres no disfrutan del sexo casual

Como pasó con el tema de la masturbación, en algún momento de nuestra historia, la mujer se vio reprimida y catalogada de promiscua y poco válida socialmente si era capaz de disfrutar de encuentros sexuales. Esta restricción social, ha hecho que, a día de hoy, se cree un mito y que la gran mayoría de los hombres, sigan creyendo que, las mujeres, para mantener relaciones sexuales necesitan una promesa de amor eterno a lo Princesas Disney. Sin embargo, esto no es así y cada vez más las mujeres disfrutan de encuentros sexuales casuales. Esto se debe, en la mayoría de los casos, a la liberación femenina, las ganas de conocer cosas nuevas y, por supuesto, a un impulso psicológico. Además, como ya apuntó Helen Fisher en su momento, las mujeres que tienen el gen DRD4 son más propensas a tener este tipo de relaciones, al igual que a disfrutar del juego, las drogas y el alcohol. Las personas con este gen presente en su ADN son más propensas a querer disfrutar de momentos intensos pero fugaces.

Leave a Comment

7 × 1 =