Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Consejos para hacer frente a la monotonía sexual    

La rutina es lo que a todos nos acaba pasando factura tarde o temprano. Tener una rutina concisa acaba haciendo que nuestra vida – al menos entre semana- se convierta en monótona y muy predecible. El trabajo, el llevar a los niños al colegio, pasear al perro, ir a entrenar, etc… al final, y para casi todos, se hace de forma automatizada. Es entonces cuando, sin preverlo y casi darse cuenta, llega la monotonía sexual.

Si bien es cierto que esto se da menos en los hombres, la monotonía sexual en las parejas es algo que llega tarde o temprano. En el caso de los hombres esto se da menos ya que tienen menos tendencia a revivir lo que han hecho, anticiparse a las situaciones y a preocuparse por cosas que las mujeres sí se preocupan.

 Monotonía sexual

¿Cómo afecta la monotonía sexual a hombres y mujeres?

Como bien hemos comentado antes, es más normal que el hombre no sufra de monotonía sexual por su parte, sin embargo está claro que si su pareja ha entrado en un bucle rutinario y no tiene deseo sexual, la monotonía se haga palpable en ambos sexos.

El hombre tiende a no sufrir altibajos emocionales ya que sus niveles de hormonas –la testosterona- se mantiene estable, es decir que siempre se segrega la misma cantidad de hormonas sexuales a lo largo del día, a excepción de los momento en los que hay una visión sexual activa. Para el hombre, es mucho más fácil discernir sobre el presente y el futuro, marcando un punto y aparte entre ambos, lo que le permite, en esencia, no entrar en un bucle en el que el deseo sexual y la libido bajan a niveles muy bajos.

Sin embargo, en la mujer no es así. Como bien señala el sexólogo Pedro La Calle, la mujer tiende a vivir sus relaciones de forma intensa, con un estado emocional muy positivo, por lo que su deseo sexual siempre es alto y estable. Sin embargo, en el momento en el que las responsabilidades, la rutina, la ansiedad y el estrés aparecen, su estado emocional varía y hace que la libido baje. La libido y el deseo repercute en la excitabilidad, por lo que la excitación y predisposición sexual de la mujer depende mucho de las experiencias y emociones que se viven a lo largo del día a día. De este modo, cuando aparece la rutina en la vida de la mujer, la monotonía sexual aparece lo que dificulta –muchas veces en exceso- las relaciones sexuales con su pareja. Por ello, para que la mujer pueda salir de la monotonía sexual, es muy importante que encuentre una motivación, al que la incite y aumente tanto su autoestima como su deseo sexual.

Para que la monotonía sexual no pese mucho, es necesario que ambas partes de la pareja, él y ella, trabajen y potencien su motivación sexual.

¿Cómo enfrentarse a la monotonía sexual?

Como señala María Pérez Conchillo, psicóloga clínica, sexóloga y CEO del Instituto de Psicología , Sexología y Medicina Espil, además de la rutina existen otros muchos factores que llevan al aburrimiento sexual. Para solucionarlo, necesitamos de dos cosas: tiempo y un lugar que nos permita expresarnos de la mejor forma posible.

Además de esto, Pérez Conchillo, anuncia que hay una serie de técnicas y de ejercicios que ayudan a combatir la monotonía sexual.

Evocar imágenes

Parece lógico, pero poca gente es realmente consciente de ello: pensar en sexo provoca ganas de tener sexo. Esto es así y no hay más que decir. Las imágenes y las palabras provocan estados y emociones mentales que nos ayudan a poder mejorar – y a veces empeorar- nuestro estado anímico. De este modo, ver porno, tener sexting o hablar con tu pareja de lo que te gustaría hacerle, es uno de los mejores ejercicios para acabar con la monotonía sexual. Fomentar y potenciar el erotismo en pareja es la clave para poder aumentar vuestra libido.

Monotonía sexual

Escribe tus fantasías eróticas

Compartir tus pensamientos eróticos contigo y con tu pareja es sano, positivo y muy, muy erótico. Como ya hemos dicho, las palabras evocan imágenes y/o recuerdos por lo que son la mejor baza para potenciar el deseo sexual. Contar nuestras fantasías es algo muy positivo para la pareja, ya que de este modo se refuerzan los lazos emocionales y sexuales con los que existe un vínculo con la excitabilidad.

Siéntete objeto de deseo

Uno de los mayores errores que se comete en pareja es pensar que, cuando ya nos hemos comprometido, nuestra pareja ya no es deseable para el resto del mundo. En cierto modo, pasa, aunque no es del todo cierto. Además de esto, pensar que a nuestra pareja la acechan y pensar que ella también pueda sentirse atraída por otras personas, hace que nuestro cuerpo reaccione sintiendo más atracción hacia la pareja, por lo que nuestra libido aumenta. Como bien asegura Conchillo… “Somos deseables para otros y para nuestra pareja”.

Cultiva los sentidos

Lo creáis o no, los sentidos son los que acaban haciendo que nuestro cerebro reacciones. De este modo, trabajar el tacto, la vista, el oído, el gusto y el olfato, puede suponer un aumento de la libido, de la excitación y, sobre todo, el fin de la monotonía sexual. Jugar de vez en cuando con los sentidos, aunque no sea de forma sexualmente explícita, puede suponer un gran cambio en la pareja.

Ya veis que la monotonía sexual es muy fácil erradicarla, solo hay que tener ganas motivación, pasión y… ¡Poner un juguete en vuestras vidas!

Sed malos.

Leave a Comment

31 - 23 =