Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Consigue mejor sexo gracias al equilibrio

La realidad es que, con tanto ajetreo en el día a día, el sexo se puede convertir más en una obligación que en algo que realmente nos apetezca hacer. Es normal, así que no os preocupéis si estáis en un momento de agobio máximo y no le deis mucha prioridad al sexo. Lo que es esencial para mantenernos activos sexualmente es el equilibrio, el cual es prioritario para todo, pero sobre todo para tener una buena vida sexual.

Es normal que si tenemos niños, una casa que mantener, un trabajo que hacer y una vida social que cuidar y mantener activa… el sexo se quede casi en el último lugar. Sobre todo, esto pasa en las relaciones más largas, las cuales ya han establecido su rutina. Aunque muchos hombres y mujeres se preocupan por ello, es algo normal y comprensible, aunque también es evitable, como todo en esta vida. Para que la vida familiar no siempre pese más que el trabajo, las amistades y, sobre todo, más que el sexo, se tiene que buscar el equilibrio. Por eso, nosotros os dejamos con algunas cuestiones que deberíais tener en cuenta si lo que queréis es conseguir una buena vida sexual y no descubrir que volvéis a ser vírgenes.

Sexo y equilibrio

Consideraciones para conseguir el equilibrio y mejor sexo

Estar físicamente en casa no implicar estar presente en la vida sexual

La tecnología ha evolucionado tanto que hemos entrado en una dinámica de “estoy pero no estoy”. Es decir, estamos presentes físicamente pero mentalmente no sabemos ni donde estamos. Las Redes Sociales nos absorben la mayor parte de nuestro tiempo y eso hace que nos distanciemos mucho de nuestra vida familiar. Encontrar el equilibrio entre el trabajo, “el ratito para mi” y la vida en familia es complicado, ¡qué nos vais a contar! Pero difícil no es imposible, así que lo que debemos hacer es marcar unas pautas para estar más activos en los momentos familiares. Cenar juntos, hablar sobre nuestro día, etc… siempre alejados de la tecnología.

Tened en cuenta que estar en casa no es estar con la familia, por eso podemos acabar agobiando a nuestra pareja. El no salir del nido no quiere decir que el nido esté bien atendido.

Estar en familia no tiene nada que ver con estar en pareja

Un problema principal que tienen los padres ahora mismo es que están, tanto ellos como sus hijos, en época de adaptación. ¿adaptación? Sí. Todos salen de las vacaciones y todos vuelven a la rutina al mismo tiempo. Los padres se han acostumbrado a estar con sus hijos y claro… a la hora de salir a cenar les ronda el “pobres niños, no se van a quedar solos”. ¡ERROR! Sí, a veces está bien que salgamos todos, ¿por qué no? Pero una cosa que es imprescindible en pareja es las saliditas los dos juntos. Mantener la llama avivada es más importante que no dejar a los hijos con los abuelos o en casa de cualquier amigo, porque “pobrecito” será cuando deba lidiar con problemas sentimentales entre sus padres.

El matrimonio es para siempre

Ya os hablamos no hace mucho de “El síndrome de Marge” y “El síndrome de Homer”. El caso es que aunque pensemos que el matrimonio y la familia son para siempre, no siempre es así. Debemos empezar a relacionarnos con nuestra pareja, con la familia y con la vida familiar. Compartir tareas del hogar entre todos, momentos íntimos entre los adultos y momentos familiares con los más pequeños es vital para poder encontrarle el equilibrio a nuestra vida.

Sed conscientes de que llegar y sentarse a esperar que pasen las cosas mientras “nos dedicamos tiempo” no vale de nada pues, muy pronto, eso no nos traerá más que problemas.

“Estoy cansado”/”Estoy ocupado”

Frases muy típicas en nuestro día a día. Son meras excusas que nos damos para no aprovechar nuestro tiempo de la mejor forma y no compartirlos con las personas que tenemos alrededor. Encuentra el equilibrio entre las horas que te dedicas y las que les dedicas a los demás. Poner excusas no es lo mejor que puedes hacer.

Dicho esto, solo nos queda decir que sopeséis vuestras acciones y que valores si el ritmo que lleváis a día de hoy os compensa o no. Tras eso, empezad a cambiarlo y a mejorarlo.

Sed malos.

Leave a Comment

+ 9 = 10