Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

¿Conoces la diferencia de la sumisión en la cama para los hombres y las mujeres?

No hace mucho, ya tratamos el tema de la sumisión, de por qué pasa y por qué a muchos la sumisión –en un grado moderado- nos llama mucho la atención. Es cierto que muchas personas no se atreven a reconocerlo ya que hay cierto tabú alrededor. Sí, a pesar de ser una práctica que TODOS practicamos –en mayor o menor medida- aún hay mucha gente que tiene miedo de a decir –incluso- asumir que le gusta ser sumiso en la cama.

Como ya os hemos comentado en varias ocasiones, ser sumiso no es nada negativo y, por supuesto, existen grados. No todo en esta vida está directamente relacionado con el BDSM. La sumisión puede empezar con un simple tirón de pelo o con un simple cachete en el culo. Este tipo de prácticas tan comunes no son nocivas para nuestra salud ni nos hacen peores personas. El problema que existe sobre el tema de la sumisión, es que aún, mucha gente, la vincula con práctica de masoquismo y dominación. Pero la dominación no tiene nada que ver con la sumisión típica y más común.

Sin embargo, sí que es cierto que existen diferencias en el por qué cada sexo –hombres o mujeres- disfrutan de la sumisión en la cama. Y sí, lo creáis o no, tienen mucha razón las teorías que hemos estado leyendo. Según un estudio de la La Trobe University, en Melbourne, Australia, las razones por las que los hombres y las mujeres disfrutan de la sumisión en la cama son completamente diferentes. Por supuesto, todo tiene un componente psicológico y emocional, aunque también tiene que ver nuestro linaje ancestral.

 Los fetiches

La sumisión en la cama para las mujeres

Según el estudio de La Trobe University, las mujeres tienen cierta predisposición a la sumisión en la cama. Si bien es cierto que hay muchas mujeres a las que les gusta mandar, hay muchas más a las que les gusta dejarse hacer o dejarse llevar, más bien dicho. Esto implica en que, simplemente, delegan el sexo en su pareja, aunque por supuesto no se produce en todos los casos. ¿Cuántas veces habremos comentado que muchas mujeres no se conocen por este mismo hecho? Esto sucede porque realmente existe una predisposición a dejar que sea el hombre el que mande en la cama, por lo que las mujeres no suelen experimentar con su cuerpo por voluntad propia y van descubriendo sus gustos y necesidades según lo que se va aconteciendo en la cama.

Pero esto no es más que por una simple cuestión: una programación en su cerebro. Como ya hemos comentado en alguna que otra ocasión, todos tenemos una serie de comportamientos que ya vienen predispuestos debido a nuestro linaje, es decir a lo que éramos hace décadas. En el caso de la sumisión en la cama y la mujer, se debe a que, antiguamente, ella no decidía con quién procreaba, sino que las relaciones eran mucho más violentas y ella siempre era el agente pasivo. Por supuesto, esto se debía a un interés de supervivencia y también al hecho de que había que asegurar la procreación. No es que siendo dominante en vez de sumisa no se vaya a conseguir un embarazo, pero sí que es cierto que las posturas más favorecedoras para ello son las que la mujer tiene un papel más sumiso.

Por eso, según el departamento de Psicología de La Trobe University, la mujer tiene más tendencia a ser sumisa, ya que en ella, genéticamente existe una especie de programación que hace que asuma el papel de sumisa con más asiduidad que un hombre. Además de que el factor del placer-dolor es un reclamo para nuestro cerebro, es decir que todos, en mayor o menor medida, disfrutamos con el dolor pues el cerebro segrega casi las mismas hormonas para poder reaccionar.

La sumisión en la cama y los hombres

En cuanto al tema de la sumisión en la cama y el placer que esto les puede provocar a los hombres, La Trobe University saca dos conclusiones.

El hecho de que hayan ciertos hombres más o menos sumisos, se debe a la cantidad de testosterona que producen sus cuerpos. Sí, como lo leéis y como nos lo cuentan: a una menor cantidad de testosterona más placer se obtiene en la sumisión en la cama. Esto no tiene que ver con ser o no un calzonazos como muchos seguramente estén pensando, sino que es básicamente porque a menor cantidad de testosterona en su cuerpo, menor necesidad de mostrar su hombría y de sentirse poderosos. ¡Exacto! La testosterona es la que, al fin y al cabo, le da a los hombres ese toque de hombre y lo que hace que algunos puedan lidiar con la sumisión en la cama y otros no puedan ni oír hablar de ella. Aunque por supuesto, como en el caso de la sumisión en la cama y las mujeres, esto es una generalidad y siempre existen ciertos casos que no se dan solo por tener menos cantidad de testosterona, sino que es porque se busca el placer de la pareja al mismo tiempo que el propio.

Por otro lado, en el estudio destacan que la sumisión en la cama para los hombres es una forma de liberarse. Como bien aseguran las encuestas realizadas, el 80% de los hombres a los que les gustaba la sumisión en la cama, afirmaban que era un momento en el que podían sentirse libres, dejar de pensar y disfrutar sin tener que llevar las rienda. Esto, es un problema de nuestra sociedad ya que se supone que es el hombre el que debe ser fuerte, llevar las riendas y ser todo poderoso. Si bien es cierto que desde hace algunas décadas esto ya no es tan así, se sigue ejerciendo cierta presión en el hombre para que sea el alpha y que guíe al rebaño. Por esta razón, mucho más emocional que física, los hombres disfrutan con la sumisión en la cama aunque son de ese tipo de lo que nunca lo reconocerán.

Así que sí, la sumisión en la cama es completamente diferente para cada sexo, aunque ambos disfrute por igual. Por supuesto, no hace falta que os recordemos que cualquier experiencia que os haga disfrutar con vuestra pareja del sexo es beneficiosa, ¿verdad?

Sed malos.

Leave a Comment

81 - = 76