Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Las tres anomalías en el pene más comunes

Mucho se habla de los miedos de los hombre en la cama y, aunque muchas no os lo creáis, una de sus mayores preocupaciones se centra en el epicentro de todo. Sí, en el pene. Ya sabéis que los hombres son muy susceptibles a su virilidad, pues es lo que demuestra que de verdad son machos protectores. Sin embargo, cuando algo falla aquí –en el pene, vamos- se sienten mucho menos hombres, por lo que su autoestima se ve afectada y por supuesto, su seguridad en sí mismos… minada.

Muchas mujeres no saben cómo enfrentarse a alguna anomalía en el pene y la reacción más común es rechazarlo. Y no digáis que no, porque al igual que ellas lo hacen, los hombres también lo hacen. Y es que, aunque a nosotros no nos guste decirlo: existen pollas y coños bonitos y otros que bueno… no lo son.

Para que podáis actuar con normalidad, sin desesperar, entrar en pánico o que os entre la risa floja, os descubrimos las tres anomalías en el pene más comunes entre los hombres. Además de explicaros en qué consisten, queremos avisaros de que todas tienen solución.

anomalías en el pene

La enfermedad de Peyronie

¿Nunca habéis visto un pene curvado? Pues bien, esa curvatura se debe a la enfermedad de Peyronie, la cual es una patología que hace que los penes se curven. Esta enfermedad es más común de lo que parece ya que la padece cadi el 8% de la población masculina, de entre 40 y 60 años, aunque cada día son más los jóvenes que también la padecen.

Según la Dra. Pomerol, especialista del Instituto de Andrología y Medicina Sexual de Iandroms, en estas anomalías en el pene “se produce una fibrosis –o dureza- en la capa que rodea los cuerpos cavernosos, dando lugar –aunque dependiendo de la zona que afecte-, a una curvatura del pene que puede ser lateral o dorsal.”

Este tipo de curvaturas puede ser de 90º o más, en forma de S o crear un estrechamiento en el centro del pene –como un reloj de arena-. Si esto os está asustando, os dejamos claro, o más bien el Dr. Gimeno, que este tipo de anomalías en el pene es completamente reversible mediante una cirugía si el problema da lugar a dificultades en las relaciones sexuales.

Priapismo

El priapismo, aunque no lo creáis, es otra de las anomalías en el pene más comunes. Se trata de que mucho hombres tienen una erección eterna y no, no se debe a la mágica pastilla azul. Es una erección involuntaria que no se puede hacer bajar y que se puede deber a muchas causas. El estrés, anemias, consumo de antidepresivos o algún traumatismo en la zona genital masculina son la causa más común de esta anomalía.

Un estudio de la Gaceta Médica de Bilbao, anunciaba que este problema afecta a 1,5 hombres de entre 100.000 en el período de un año y que, además, se daba en casos sin estimulación sexual o tras el coito, pudiendo llegar a alargarse hasta cuatro horas.

Los médicos, frente a estas anomalías del pene, recomiendan acudir inmediatamente a urgencias, porque “se pueden producir daños importantes que afecten al tejido de la erección, pudiendo derivar en una disfunción eréctil”. ¿La cura? Una vez en urgencias los médicos determinan la forma de actuación pero, básicamente, se limita a tres: aspiración de la sangre, irrigación de determinados fármacos y, si es imprescindible, una cirugía.

Hipospadias y epispadias

Este tipo de anomalías en el pene son congénitas, es decir de nacimiento, y se caracterizan por que la apertura de la uretra no se encuentra en la punta del pene, como es común. Según Miguel Litton, jefe de Urología del Hospital FREMAP de Majadahonda de Madrid, “en estos casos el meato de la uretra tiene una desembocadura anómala en la parte superior (epispadias) o inferior (hipospadias) del glande. El meato anómalo puede hallarse en el propio glande, a cualquier nivel del pene o includo en la zona del perineo.

Este problema, por normal general, se detecta antes de nacer gracias a las nuevas ecografías 4D, o tras el parto, durante la revisión de posibles anomalías pediátricas. De este modo, el tratamiento de estas anomalías en el pene es temprano, haciendo que la vida del bebé sea mucho más sencilla e indolora.

Como veis, hay cosas que nos siguen sorprendiendo hasta a nosotros. El pene y el hombre, también son muy susceptibles al cambio y a la naturaleza. Lo mejor es tratar estos temas y, si son en pareja, hacer que ambas partes consigan lo que necesitan para sentirse cómodas. Las anomalías en el pene, aunque no todos las hayamos visto, son más comunes de lo que parecen. Pero ninguna os evitará poder disfrutar del sexo y de las relaciones sexuales en pareja.

Sed malos.

Leave a Comment

2 + 2 =