Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

¿Conoces las curiosidades del beso?

Con motivo del Día Internacional Del Beso, nosotros no nos hemos podido quedar quietos y, aunque ya sabemos que fue ayer, que ya sabéis que nos encanta ir investigando para que vosotros seáis mucho más sabios en materia sexual.

Es obvio que todos –o casi todos- los aquí presentes, hemos besado alguna vez. Obviamente no solo en las mejillas, no hablamos de esos besos hoy –aunque también serían para algunas cosas válidos-, hoy hablamos de los besos románticos o no tan románticos, los apasionados o no, los sexuales o no… Hablamos de los besos de boca con boca, así es. Aunque parece algo normal y obvio de hacer, el beso es algo mucho más complicado que se hace en cuestión de segundos pero claro, también encierra algún que otro misterio.

Para que lo conozcáis más de cerca –y no sólo en sus efectos con nuestro propio cuerpo- os dejamos con las cinco curiosidades del beso más sonadas de todas.

Beso curiosidades

Fomenta la procreación

Todos tenemos un mismo fin en este mundo y no, no es vivir, el carpe diem o cualquier cosa de estas que se lleva a día de hoy para motivar al personal. No, el humano tiene, al fin y al cabo el mismo objetivo que cualquier otro animal: procrear.

Según la filematología –que es la ciencia que estudia los besos-, el beso nos ayuda a transmitirnos información esencial ya no solo de nuestro estado anímico, se transmiten una serie de datos que nos harán saber si hemos elegido de forma correcta a nuestra pareja. Por lo tanto, enviando estas señales químicas se pretende potenciar las relaciones a largo plazo. Es gracias a las feromona –las gustativas que no las olfativas- son las encargadas de transmitir este tipo de informaciones a nuestro cerebro. En general las mujeres eligen al hombre que tenga un mejor sistema inmune –por aquello de preservar y mejorar la especia- y el hombre elegirá a la mujer que tenga más concentración de progesterona, ya que será la que le dará una mejor prole.

El beso no es igual en hombres y mujeres

La forma de dar el beso por parte de la mujer es completamente distinta a la del hombre y, aunque no os lo creáis- tiene como fin aumentar las perspectivas de procrear.

El beso que realiza una mujer está mucho más planificado hormonalmente. Debido a que la mujer es más propensa a necesitar analizar la saliva –más bien las hormonas con la información del hombre en cuestión-, son más propensas a dar besos largos y apasionados.

El hombre, sin embargo, no tiene tanta necesidad y, teniendo en cuenta que es posible que él mantenga relaciones sexuales con alguien que no ha besado nunca –la mujer no-, lo único que buscan es conseguir el objetivo final: la procreación. Esto se debe a que cuando besan –con lengua- el beso contiene altas cantidades de testosterona, lo que hace que la libido de la mujer aumente.

 Beso Curiosidades

Besar nivela el cuerpo

Sí, tal como lo leéis: besar hace que nuestro cuerpo recupere sus valores normales en cuanto a hormonas. Gracias al beso, los niveles de dopamina, serotonina y endorfinas aumenta, lo que nos hace sentirnos mucho mejor y nos ayuda a disminuir el estrés y la ansiedad. Además, debido a que nos sentimos mucho mejor, ayuda a que aumentemos nuestro vínculo social, pero no solo con la pareja con la que nos besamos, sino en general. Además de esto, la oxitocina y el cortisol se ven afectados. Por su lado la oxitocinala hormona del amor– aumenta, mientras que el cortisol diminuye, aunque tan solo en exceso en el caso de los hombres.

Aumenta el vínculo entre las partes

Es algo bastante obvio: cuándo nos besamos es porque queremos compartir con la otra persona. Pero esto no es solo por algo emocional sino por todo. El ser humano se mantiene en una relación a largo plazo por tres razones: la atracción sexual, que depende de los niveles de testosterona, el romanticismo que viene dado por las elevadas cantidades de dopamina y oxitocina, y el apego que depende directamente de la oxitocina. Por esto, la pareja que es capaz de besarse de la forma adecuada y que comparte las mismas necesidades biológicas, acaba manteniendo relaciones a largo plazo.

Siempre movemos la cabeza a la derecha

Seguro que nunca os habíais dado cuenta de que a la hora de besar, siempre tendemos empezar el beso girando la cabeza a la derecha. Como el propio beso en sí que es algo cultural –os lo creáis o no el 10% de la población no besa- tenemos una tendencia biológica el girar la cabeza a la derecha. Esto se debe a una relación conductual del feto, la cual se nos queda grabada de por vida. Todos tenemos una tendencia de girar la cabeza hacia la derecha en las últimas semanas de gestación.

Está claro de que a todos nos gusta besar y que esto forma parte de nuestro día a día. Sin embargo, es cierto que cosas tan cotidianas como el beso llevan intrínsecas muchas curiosidades que nunca nos llegamos a plantear. Después de leer lo que habéis leído, ¿no tenéis muchas ganas de empezar a besar?

Sed malos.

Leave a Comment

- 9 = 1