Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Todo lo necesario para hacer un buen cunnilingus

Ya vinimos hablando sobre el buen sexo, la eyaculación femenina, la buena mamada… ¡todo lo que se os ocurra! Y la verdad es que, aunque nos pongamos pesados como nadie, no hay manera de hacerles entender a muchos –y a muchas, por desgracia- que los preliminares lo mismo que el agua a la cafetera: sin ella no hay nada que hacer.

Ya os hablamos una vez de cómo hacer una buena mamada ya que muchas confundíais el sexo oral sin más con una buena mamada. Pues bien, lo mismo pasa del lado contrario ya que muchos hombres siguen sin entender que hay grandes e importantes cosas que diferencian un cunnilingus de un buen cunnilingus. Aunque es más complicado que una mamada –desde el punto de vista masculino- el cunnilingus necesita unas pautas que son imprescindibles para la gran mayoría de las mujeres.

Es cierto que, muchas de ellas odian el cunnilingus, ya sea por vergüenza o porque no han encontrado a ningún hombre capaz de conseguir que les guste y que de verdad lo disfrute. Al contrario que la mamada, el cunnilingus es un poco más complicado ya que, por lo general, las mujeres son mucho más exigentes en el sexo. No nos referimos a que pidan más que los hombres, si no que muchas tienen muy poca capacidad de concentración.

buen cunnilingus

Para que cuando hagáis un cunnilingus no sea uno más sino que sea un buen cunnilinguos os dejamos los must que no se pueden obviar en ningún momento.

Cinco imprescindibles de un buen cunnilingus

No vayas al grano

Literalmente –o al menos si hacemos el símil del clítoris como un grano-. Las mujeres necesitan un pre mucho más extenso que los hombres. Si bien es cierto que tienen un gran control y poder sobre su imaginación, el hecho de que les bajen las bragas y se pongan al lío… tiene poca aceptación por su parte. Por eso, es esencial que se tengan en cuenta los pasos previos. A nosotros nos gusta llamarlo el Caminito de Jerez ya que hay que hacer una procesión en toda regla para llegar a la zona y conseguir un buen cunnilingus. Por eso, bésala, lámela y hazla sentir. Solo así conseguirás que se sienta deseada y que se deje llevar por la imaginación.

Besa, lame, muerde, ama

Cuatro cosas esenciales a la hora de hacer un buen cunnilingus. Al igual que a ellos no les gusta que las mujeres se la chupen como si eso fuese un polo, las mujeres tampoco quieren a alguien que haga siempre lo mismo. Por eso, es esencial que juguéis con la lengua e, incluso si se tercia, con los dientes o los labios. Intercalar los movimientos hará que cambien las sensaciones y por supuesto las emociones. Por eso es importante que estéis ojo avizor para poder ofrecerles a ellas lo mismo que pedís vosotros: ¡variedad!

¡Manos al aire no!

Al igual que pasa con las buenas mamadas, el buen cunnilingus no puede vivir sólo con la lengua y la boca aunque muchos crean que sí. Como ya sabéis –o al menos deberíais- NINGUNA mujer es sólo clitoriana o vaginal, simplemente es más de una cosa, lo que no significa que no necesite la otra. Por eso, es muy importante que uséis las manos. Ya no solo para masturbarla, sino para seguir tocándola. Toca, toca y mucho. Busca sus zonas erógenas y estimúlalas mientras realizas el cunnilingus. Verás que a mal no se lo toma.

Escucha y mira

Cada mujer tiene una forma de reacción por eso, para hacer un buen cunnilingus, es muy importante que se atienda a la gramática corporal. Cada mujer reacciona de forma diferente a los estímulos y sólo su lenguaje corporal podrá deciros si le gusta o no el cunnilingus. Por ejemplo, algunas pueden preferir movimientos mas rápidos y otras movimientos más lentos y por eso lentos y por eso es esencial  que estés al loro de lo que te dicen sus movimientos. Si ves que mueve las caderas, muévete como ella.

Los cinco movimientos de lengua que nunca fallan en un buen cunnilingus

A por todas

Pon la lengua plana y grande como si fueras a lamer una paleta y pásala despacio de arriba a bajo por la vagina. Aléjate del clítoris y espera a verlo o sentirlo lo suficientemente grande. Es símbolo de que ella está receptiva a su estimulación, si no lo más seguro es que rechace ese toque.

Intercalar

Intercala tres lamidas lentas “de paleta” –como las de antes- con cinco rápidas directamente en el clítoris de izquierda a derecha. ¡Ojo! A muchas mujeres no les agrada el movimiento lateral por eso es importante que te fijes en sus movimientos. Si se mueve de arriba abajo… ¡sigue así!

Chupa, chupa

La succión suele ser algo bastante placentero para las mujeres, por eso –aunque sea una vez- tienes que hacerlo. Muerde o succiona el clítoris y vigila su reacción, aunque estamos convencidos de que le gustará. Intercálalo con las lamidas de “paleta”.

Toc, toc

Los pequeños golpecitos con la lengua o los dedos suelen ser igual de placenteros que la succión y por eso es una buena idea combinarlos. Succiona el clítoris y estimúlalo con suaves golpecitos con la lengua.

Combo final

Varía el movimiento de tu lengua y combínalo con movimientos de penetración con tus dedos. Muy pocas mujeres aprecian la lengua dentro de la vagina, por eso prefieren los dedos ya que son más “efectivos”. Sobre todo, cuando la masturbes, busca su punto G mientras le estimulas el clítoris. ¿Qué hay ahí? El Jackpot del buen cunnilingus.

¿Cómo es un buen cunnilingus para las mujeres?

Igual que hicimos con ellos, lo hemos hecho con ellas ya que son las verdaderas expertas en el tema. Cuando se lo hemos preguntado, estas han sido sus respuestas.

buen cunnilingus

Un buen cunnilingus es…

  • “… pasión. Hay veces que creo que mi pareja me lo hace porque no le queda otra. ¡Con lo que me gusta verlo disfrutar!”
  • “… cuando sabe que mirándote te pone más aún. Esa mirada de “mira qué bien me lo paso aquí abajo yo solo” es indescriptible”.
  • “… ritmo. ¿Tan difícil es mover la lengua al mismo tiempo que los dedos?”
  • “… no tiene prisa por comértelo. No le importa tocar cada zona de tu cuerpo, besarla, chuparla… ¡Eso me vuelve loca y hace que disfrute más el cunnilingus!”
  • “… cuando te toca en serio y no deja caer su mano encima de una teta, por ejemplo. ¿Qué sentido tiene? O me la tocas o no. Si no lo haces no pasa nada, ¡lo hago yo!”
  • “… cuando no quieres que te la meta y te quieres correr así. Muchas veces me he visto en la tesitura de tener que pedirle que me folle porque está poco concentrado y no hay nada más frustrante que ver que no lo da todo.”
  • “…cuando lo da todo y lo único que quiere es ver cómo gimes y cómo te la gozas.”
  • “… cuando él disfruta tanto de hacerte un buen cunnilingus que no puede evitar masturbarse.
  • “… cuando consigues tener los mejores orgasmos. Aunque raras veces pasa, la verdad”
  • “… no tener que pedirle nada porque él solito sabe lo que le estás pidiendo.”

Leave a Comment

21 - = 14