Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Cómo conseguir la virginidad otra vez

Ya sabéis que en esta vida hay de todo y que nuestro trabajo consiste en estar preparados para todo ello. Aunque, sí es cierto, que de vez en cuando nos quedemos algo anonadados con las cosas que nos comentan y/o nos piden.

Recientemente, hemos recibido una petición un tanto especial. Si bien es cierto que nosotros estamos abiertos más que a todos, hay ciertas cosas que nosotros no recomendamos bajo ningún concepto. Ésa petición se basaba en traer los conocidos y famosos hímenes falsos. Aunque es una petición que nosotros respetamos, ya que es como una cualquiera, hoy os vamos a dar las razones por las que desaconsejamos el uso de este tipo de productos.

En muchas culturas y religiones, es muy importante la virginidad de la mujer, lo sabemos y sabemos que vosotros también lo sabéis. El caso es que para muchas mujeres el hecho de no llegar virgen al matrimonio es algo que les causa un miedo irracional –racional según su perspectiva, claro-. Lo primero que hay que tener en cuenta es que el himen no es un órgano más de nuestro organismo, sino que es un “plus” de la vagina. Que exista, no quiere decir que vaya a estar siempre ahí. Con esto, lo que decimos es que es muy fácil perderlo.

La virginidad

¿Por qué muchas mujeres no sangran aunque nunca han mantenido relaciones?

Como ya hemos dicho, el himen es una parte muy fácilmente sustituible del organismo y no asegura realmente la virginidad. Es algo así como el apéndice, pero mucho más pequeño y superficial. Aunque el himen sí que sigue cumpliendo su función, al contrario que el apéndice, es mucho más fácil romperlo. Muchas mujeres lo saben, otras tienen sus dudas. Lo que es seguro es que más de una se ha llevado una sorpresa su primera vez.

Dicen que la primera vez siempre se recuerda como una de las experiencias más nefastas –no sólo por la poca práctica- sino por el dolor que sienten las mujeres. Esto, como muchas cosas sobre el sexo, no es más que un mito. Sí es cierto que muchas sufren molestias, incluso puede llegar a doler un poco, pero nada que no se pueda afrontar. Otro de los mitos que corren sobre la primera vez es que TODAS las mujeres sangran si conservan la virginidad. Y esto no es así. Por la particularidad que tiene el himen es casi imposible.

¿Qué es el himen?

El himen es una “telilla” que se encuentra en la vagina, casi al fondo. Es como una “barrera protectora” pero que es muy, muy fina, de ahí a que se rompa cuando mantenemos relaciones sexuales. El caso es que esta “telita” es tan fina que puede romperse por cualquier motivo. Por ejemplo, las gimnastas suelen perder el himen a una edad muy temprana ya que los músculos vaginales se desarrollan antes que en el de cualquier mujer, ya que se ejercita mucho la zona pélvica –con tanto salto y demás, como para que no- por lo que su permanencia no asegura realmente la virginidad.

El caso es que muchas mujeres temen esto y que por lo tanto en su comunidad queden como una cosa que no son: desvirgadas. El problema de esto es que muchas –aunque otras lo hacen por propio placer- acaban recurriendo a métodos poco convenientes como es el uso de hímenes falsos.

la virginidad

La virginidad al alcance de la mano

Este tipo de productos imita el efecto del himen. Se introduce un parche vaginal que a la hora de la penetración “se rompe” y suelta una imitación a la sangre. Obviamente no un chorro, sino algunas gotitas.

Como muchas cosas, la venta y producción mayoritaria de este artefacto estaba en china. En un país donde las creencias son muy estrictas, las mujeres acudían –la mayoría de veces- a este tipo de métodos por miedo a no sangrar la primera vez y quedar, así, rechazadas por su recién nombrado marido por no ser vígernes. Aunque tener himen es considerado como un símbolo de pureza, nada tiene que ver con ser virgen o no, y obviamente, menos tiene que ver con el hecho de ganarse el corazón de alguien o no.

El caso, es que desde hace un tiempo, este tipo de productos se ha prohibido en el país que más fabricaba, exportaba y vendía, debido a las posibles enfermedades que podía provocar. El parche estaba hecho de colágeno –por lo que muy bueno para la zona vaginal no era, no- y el líquido que contenían se fabricaba con colorantes naturales –aunque no se sabe hasta qué punto esto puede ser beneficioso para la zona vaginal-. El caso es que los casos de infecciones aumentaron y, las mujeres que los sufrían, admitieron haber usado este tipo de himen falso para mantener o aparentar su virginidad. La empresa responsable –Taobao- afirma que no es así y que su producto es 100% fiable y saludable, pero nosotros, al igual que la sanidad china, tenemos ciertas dudas.

Ya sabéis que es muy importante ser conscientes de lo que estamos comprando y andar siempre con ojo avizor. La enfermedad suele ser mucho peor que el remedio.

Sed malos.

Leave a Comment

76 - 67 =