Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Descubre a fondo el sploshing

Ya sabéis que nosotros somos fervientes defensores del sexo y de la idea de que está para disfrutarlo en todas y cada una de sus facetas. De nada sirve ir de reprimidos si no estamos haciendo algo que realmente nos gusta o nos hace sentir bien, ¿no? Aunque sí, entendemos que hay mucho tabú social y que eso ralentice las cosas, pero lo cierto es que cada vez el sexo es un tema que está en la boca de más gente. Al igual que los fetiches, que es de lo que va el Sploshing.

Sí, la gente es así, le encanta alardear de lo que hace en el sexo y, la verdad, es que cuanto más raro lo que hagan, mucho más. Aunque hemos de decir que no hay nada que no se haya inventado ya en el sexo, el Sploshing es una técnica que parecía estar bastante olvidada y que, a pesar de lo que os podéis creer, más gente de lo que se dice la practica, aunque no lo sepa a ciencia cierta. Y es que sí, esto es lo que suele pasar mucho en el tema del sexo: haces cosas que no sabes ni cómo se llaman, porque lo haces por intuición, porque te apetece probar, te da morbo y lo haces.

el sploshing

Lo triste es que, aunque nos lo pida el cuerpo, parece que siempre nos acabamos escondiendo. El sexo es algo tan natural como ancestral, al igual que el Sploshing, que no es algo que nos hayamos inventado ahora en el S. XXI sino que ya se practicaba hace siglos, así como en la época Romana y Griega.

¿Qué es el Sploshing?

Seguro que es la pregunta que más os ronda ahora mismo en la cabeza, porque aún no os hemos dicho ni pío. De todas formas, es algo que seguro que muchos conocéis, solo que seguramente no con el tecnicismo. El Sploshing no es más que el fetiche de mantener relaciones o excitarse cuando te untas en comida. Sí, así de sencillo: excitarse cuando te untas tú en comida o tu pareja va llena de comida hasta las cejas.

La intención de este fetiche es aumentar el deseo así como el placer sexual juntando dos placeres esenciales de la vida: el sexo y la comida. El Sploshing se incluye en la categoría de Wet and Messy –húmeda y sucia- en la que también están incluidas las prácticas de untarse en pintura, barro o aceite. Aunque suene raro, este fetiche es uno de los más practicados a lo largo del mundo y del tiempo. Puede ser que jamás te lo hayas planteado pero seguro que alguna vez te has untado en nata o chocolate, ¿no? Pues entonces has practicado el Sploshing. El hecho de que es una práctica sexual que no causa dolor, ni en la que te puedas sentir en peligro, la hace una de las más placenteras. Aunque claro, también puede ser porque al final, con lo que nos untamos la gran mayoría, es con dulce: chocolate o nata. Así que eso puede que sea una de las cosas más llamativas de esta técnica sexual.

Por supuesto, su creador, Bill Shipton –o al menos el que le puso un nombre molón- asume que no vale cualquier alimento ya que hay que tener en cuenta tres cosas: que sea untuoso, que sea comible –que no solo comestible- y que no irrite la piel. Así pues, los picantes y cosas poco apetitosas como el aceite, están excluidas de esta práctica, al menos si queremos que sea jodidamente sexy.

Como ya hemos dicho, esto no es un invento de la era moderna -aunque sí lo sea de nombre- pues tanto los egipcios como los romanos y los griegos ya practicaban esto de untarse en comida y que todo fuese más porno durante el coito. El Sploshing es, por lo tanto una técnica ancestral que consigue hacer que el sexo se convierta en un juego excitante –más de lo normal, claro- y que, además, hace que usemos nuestra imaginación a más no poder.

Por supuesto, para que este fetiche pueda iluminar nuestra vida sexual de la forma correcta, es muy importante hablarlo con nuestra pareja antes. No a todo el mundo le gusta eso de comer comida fuera de un plato, verse untado en cosas o sentirse sucio literalmente. Así que, por eso, es muy importante hablar las cosas, para que ambas partes se sientan cómodas. Por supuesto, para que el Sploshing salga bien, también es muy importante que se practique en una zona segura, es decir que deberéis encontrar una zona en vuestra casa en la que poder practicar este fetiche sin tener que estar pensando todo el rato “A ver cómo coño sale esta mancha después” o “A ver quién es el chulo/a que limpia luego esto”, porque sino le vais a quitar todo el morbo y la gracia al asunto.

Cómo practicar el Sploshing de la mejor manera

Según Bill Shipton, el Sploshing no se puede practicar de cualquier manera y hay cosas que se tienen que tener en cuenta, sí o sí. Sobre todo si queremos que sea una experiencia erótica al 100% y no un guarreo del que no queráis acordaros en mucho tiempo. Por eso, Shipton puso seis normas que se deben seguir al dedillo para que todo salga a la perfección cuando pongáis en práctica esta técnica sexual.

  1. Usa alimentos atractivos tanto al gusto como a la vista. Los recomendados son cremas, chocolates, flan, pasteles, helados, piel, vino, condimentos…
  2. Queda prohibido usar alimentos que puedan suponer un mal trago para tu pareja, es decir alimentos ácidos, irritantes o que causen cualquier tipo de dolor y/o infecciones.
  3. Se debe comer directamente desde el cuerpo de tu pareja para que la experiencia sea plena de verdad. No vale comer del bote y luego esparcir por el cuerpo con la lengua, por ejemplo.
  4. La única restricción que existe en el Sploshing es que la experiencia tiene que ser placentera para ambos, no debe causar miedo o dolor.
  5. El Sploshing debe ser siempre un juego seguro en el que la pareja pueda disfrutar en cualquier momento, incluso si aún van vestidos.
  6. El Sploshing tiene que ser practicado con libertad, por lo que no hay límites, ni situaciones que no se puedan realizar siempre que la pareja esté de acuerdo y se acepten por igual los términos que se plantean en cada situación.

Recuerda que el Sploshing no es más que una experiencia secual planteada para que disfrutes de tu pareja, de nuevas experiencias, de emociones diferentes y, por supuesto, del sexo en sí mismo. Piensa que siempre pueden haber pequeñas complicaciones, como manchar cosas, pero no debes agobiarte por ese tipo de cosas. Lo importante es que puedas disfrutar con tu pareja a otro nivel.

Sed malos

Leave a Comment

× 2 = 4