Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Los hombres y las rubias

Los hombres y las rubias

¿Los hombres las prefieren rubias?

Ya sabéis que a nosotros eso de “la curiosidad mató al gato” nos la trae un poco al aire y, por eso, pregunta que nos surge, pregunta que nos respondemos. Muchas de ellas nos las planteáis vosotros sin querer –o queriendo, quien sabe-. Por eso, y además de porque sois nuestra pasión diaria, venimos dispuestos a compartir nuestro saber. Esta vez venimos dispuestos a responder a esa gran pregunta, una pregunta que toda mujer se ha hecho alguna vez o que, incluso, le carcome por dentro.

hombres y rubias

¿Por qué los caballeros las prefieren rubias?

Sí, así tal cual os planteamos la pregunta y nos la planteamos a nosotros mismos. Tal y como lo hicimos con “¿La primavera, la sangre altera?” y “¿Qué hay detrás de un beso?”, hoy nos disponemos a iluminaros acerca del porqué los hombres les gustan las rubias. Sabemos que muchas respuestas van a parecer muy obvias, otras seguro que no os las esperáis.

A nosotros, las respuestas a esta incógnita nos han parecido realmente interesantes, pero como todo en esta vida, no es oro todo lo que reluce y seguramente las rubias se nieguen a admitirlo mientras que las morenas no harán más que asentir. O, al menos, eso es lo que ha pasado en el equipo de Besátame, donde hemos de admitir que hombres y rubias son minoría. Caso Besatado a parte, aquí os dejamos con las respuestas a la gran pregunta dorada –bueno, rubia-.

Estereotipación de los Medios de Comunicación

Sí, al menos durante una larga y fuerte temporada. El hecho de que en los MM.CC la mayoría de las actrices y super star fuesen rubias y en ellos se mostrasen los beneficios y se enalteciese el “rubismo” de estas grandes estrellas, hizo que, los hombres, consumidos por el gran poder mediático, empezasen a amar a las mujeres rubias. A esto, hay que añadirle, por supuesto que había una gran presión. Un claro ejemplo de esto es la preciosa e inigualable Marilyn Monroe, la cual, gracias a su cabellera rubia y sus curvas perfectas, iba de sueño en sueño masculino. Algo así como George Clooney con las mujeres.

Lo poco gusta y lo mucho cansa

Sí, señoras. He aquí donde viene la fatídica, pero esperada, respuesta. Como ya sabéis, el humano, codicioso como él sólo, siempre quiere lo que no tiene o lo que cree que escasea, en su defecto. En los países sureños –y por sureños queremos decir que están por debajo del Ecuador, a excepción de Australia donde hay mucho y mucha rubiales- es poco común ver a una rubia. Según algunos científicos de dos universidades Británicas, todo esto comenzó en la última glaciación, donde, genéticamente, los norteños tuvieron que adaptar sus cuerpos a las horas de luz disponibles. Por eso, los hombres y mujeres prehistóricos sufrieron mutaciones que resultaron en la despigmentación del pelo y de la piel. Claro, que ahí arriba predomina el gusto contrario. Vamos allí ven una morena y pierden el culo y seguramente el churro.

pelo pantene

Un pelo suave y sedoso digno de cualquier anuncio de Pantene

Sí, parecerá una locura. A nosotros también nos asombró por completo. Eso sí, esta regla solo se adecua a las rubias de sangre dorada –las que nacieron con el pelo decolorado ya- y a las recién teñidas. Creemos que las que lleváis tiempo tiñendoos lo entenderéis. El caso es que, el antropólogo Desmond Morris dice lo siguiente:

“Parte del atractivo de las rubias reside en la delicadeza  de su pelo, que lo hace más suaves al tacto y, por lo tanto, más sensual en los momentos de contacto íntimo. Entre los dedos que acarician, o contra la mejilla masculina, la suavidad del cabello recuerda la suavidad de la redondeada carne femenina. Así que se puede decir que las rubias son más femeninas que las pelirrojas o las morenas.”

Tan monas como una muñeca de porcelana

Sí. Otro de los beneficios de ser rubia es que por lo visto, la palidez te da rasgos mucho más delicados y aniñados, lo que a los hombres les atrae como la miel a una mosca. ¿Por qué? Pues porque, como ya os hemos dicho, venimos marcados genéticamente con la misma plancha, y si hay un instinto del cual no se pueden deshacer los hombres es del de protección. Las rubias les inspiran más ésa necesidad, así que se sienten atraídos por ellas porque sus “ancestros se lo dicen”, más o menos. Además, según dice V. S. Ramachandran, este aspecto de muñeca de porcelana también permite ver en qué estado de salud se encuentra la susodicha rubia. Es a través de su pálida piel donde “es más fácil observar la salud, edad e interés sexual”.

Hormonalmente mejores

Morenas, he aquí donde os la juegan. Este tipo de mujeres, las rubias, producen un nivel más elevado de estrógenos y, por lo consiguiente, menos testosterona que morenas o pelirrojas. Y, como en la razón anterior, el hombre está marcado ancestralmente y por esto se siente más atraído por la mujer rubia: al tener más estrógenos son más femeninas y por lo tanto más fecundas. Sí, ahí es donde les nace el instinto reproductor. Por lo que dice Carole Jahme, psicóloga de la evolución, las rubias darán mejor prole al hombre.

Después de haber expuesto nuestros argumentos y haberos soltado esta tremenda bomba nuclear, estamos seguros de que muchas rubias y muchas morenas –y seguro que alguna pelirroja- queréis opinar. ¡Qué empiecen los juegos del tinte! Todo en tono irónico chicas, para nosotros no hay diferencias porque sabemos que todas sois igual de juguetonas. Disfrutad y…

Sed malas.

Leave a Comment

× 7 = 35