Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

También existe la Infidelidad femenina

Ya os hemos dicho en más de una ocasión que las cosas cambian muy rápido y no solo en cuestión de tecnología. Lo cierto es que, cada vez, más hombres y mujeres parecen haberse intercambiado los roles impuestos por las sociedades de hace siglos. Si el hombre cada vez antepone más cosas al sexo… ¿Por qué la mujer no va a poder anteponer el sexo a esas otras cosas? Sí, nos hemos modernizado todos, hombres y mujeres, y ahí es donde está el verdadero meollo del asunto: la mujer está empezando a asumir muchos roles masculinos.

Cada vez son más las mujeres que se introducen en los sectores masculinos, y sí, sectores más allá de deportes, fontanerías y demás. Antes era casi impensable que una mujer estudiase informática o mecánica, o que un hombre estudiase enfermería o estética. Pero esa etapa ha cambiado y ahora todos se mezclan con todos. Y eso está empezando a extrapolarse a la cama.

SAMSUNG CSC

El cambio de mentalidad y moralidad ha sido el punto de partida en todo esto. Antes, a la mujer se la educaba para ser la señora de la casa perfecta. “Señora de”, recatada, formal y siempre, siempre, siempre leal. Claro que antes también se cometía adulterio pero o bien se hablaba menos de ello o bien se hacía a menor escala. Ahora es más fácil encontrar una mujer que se deje llevar y que, por lo tanto sean más flexibles a la hora de aceptar que el adulterio ya no es algo tan sumamente negativo, sino algo que es “aceptable” para salvaguardar su matrimonio/relación de pareja. Sí, tal y como lo leéis. Las mujeres admiten ser infieles, cada vez más, pero dicen también que lo hacen por mantener la pasión en la pareja.

¿Por qué cada vez es más visible y notoria la infidelidad femenina?

Ya os hemos hablado mil y una veces de la monotonía que se puede apoderar de las parejas y claro, la mujer no se iba a quedar atrás en cuanto a deseo sexual. O al menos así lo afirma un estudio realizado por la American Sociological Association, en colaboración con las Universidades de California-Irve y South California, presentada en la 109º adicional del encuentro nacional de la Asociación. En este estudio fueron testadas 100 mujeres de entre 35 y 40 años y, ni más ni menos, el 67% de todas ellas afirmó buscar aventuras –y claramente tenerlas- para tener un pcoo más de pasión y de sexo. “Ser feliz en el matrimonio es muy diferente a ser feliz en la cama”, dijo Eric Anderson, autor del ensayo, profesor de sexología de la Universidad Winchester y asesor de una famosa Web de citas para piratas y tramposas. Anderso, puso a prueba la infidelidad femenina para conocerla mucho más a fondo y poder entender por qué las mujeres actúan de X manera a pesar de no tener un recuerdo adquirido.

Vamos, que así a voz de pronto, podemos decir que las mujeres de mediana edad buscan relaciones extramatrimoniales para no perder la pasión y no divorciarse por “tonterías” de ese tipo. Que ellas sean infieles no siempre es indicativo de que no sean felices en sus matrimonios, aunque sí es cierto que esto es una de las diferencias más básicas entre infidelidades masculinas y femeninas: ellas son infieles porque falta algo, mientras ellos son infieles por “natualeza”. Ahí es donde queremos ir. Aunque mujeres y hombres ya no se vean tan diferentes en materia sexual –sí, ellas cada vez están más liberadas y desatadas- la GRAN diferencia es que ellas buscan calidad antes que cantidad en la infidelidad femenina. Es decir, una mujer no acabará siéndole infiel a su marido con cualquiera, sino que buscará a alguien maduro, con intereses parecidos y que –obviamente- sea bueno en la cama. Sin embargo, los hombres siguen en su línea: a la gran mayoría les da igual que sea la secretaria de la oficina o la camarera del bar. La infidelidad femenina –en su gran mayoría, claro- con un solo hombre, así que siguen buscando en cierta medida la monogamia, mientras que ellos son infieles con más de una. O al menos eso sostiene el estudio.

Muchas mujeres no son del todo infelices sino que buscan ésa chispa que parece haberse perdido en la relación con su pareja. Básicamente son infieles porque buscan darle ese condimento especial –de nuevo- a la relación con sus maridos. . “Nuestros resultados demuestran que la monotonía sexual es producto de las relaciones monógamas duraderas. Lo más predecible de una relación es que cuanto más progrese, la calidad y frecuencia del sexo tienda a disminuir. Este es el motivo porque nos acostumbramos y a la vez nos aburrimos del mismo cuerpo. Los hombres y las mujeres no son tan diferentes como se suele pensar”, concluye el autor.

Ya sabéis que las relaciones, cuanto más crecen más menguan. Sí, toda una contradicción, lo sabemos. Pero lo que queremos decir es que por mucho que hagamos esfuerzos para afianzar la relación y las experiencias vayan en aumento, las relaciones en la cama parecen estancarse completamente y enfriarse día a día. Los pequeños detalles son los que cuentan al fin y al cabo. La rutina es una mole que todo lo destruye y ellas son mucho más sensibles a todo esto. Por eso –y aunque a más de uno no le haga ninguna gracia esto- el hombre debe esforzarse por no perder los detalles, por seguir haciendo esas pequeñas cosas que enloquecen a las mujeres. Al fin y al cabo, la mayor parte de nuestros recuerdos se basan en eso, en detalles, ¿no?

Sed malos.

1 comment:

  1. Juan

    Muy interesante

    Responder

Leave a Comment

2 × 3 =