Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Cómo hacer la mejor felación del mundo

No hace mucho os hablábamos del cunnilingus, ¿lo recordáis? Pues bien, hoy como es lunes y queremos que empecéis muy bien la semana, nos hemos propuesto hacer este post en vuestro honor, chicos. Sí, hoy es vuestro día. O al menos, después de esto lo será pronto.

felacion

Darle sexo oral a un hombrees uno de los actos sexuales más cotizados, siendo el segundo acto sexual más común -sólo superado por la penetración vaginal- con el 91% de los hombres reportando haber recibido sexo oral  en el último año. Claro está, esto es lo que más placer le proporciona a un hombre. La razón es muy obvia: la boca simula a la perfección una vagina.

Estamos convencidos de que todas sabréis hacer una buena felación, pero siempre hay nuevos trucos o pequeñas cosas que podemos aprender de nuevo, y eso es algo indiscutible. ¿Cuántas de vosotras/os habéis pensado alguna vez que podéis hacérsela mejor? Muchas, seguro. Y es que eso les pasa a muchas mujeres y hombres. Con esto no queremos decir que lo hagáis mal, por supuesto. Cada uno es como es y hace las cosas como sabe o cómo le gustaría que se las hiciesen. Al igual que os decimos que innovéis en la cama, os decimos que añadáis pequeños toques de sensualidad cuando hagáis las felaciones.

La teoría más o menos la tenemos clara, ¿no? Ahora bien… ¿Cómo podéis disfrutar los dos de una felación? A continuación os dejamos algunos consejillos para mejorar en esta práctica y para que ambos podáis disfrutar mucho más de este momento.

Lo que tienes que tener en cuenta a la hora de hacer una felación

Escúchalo

Al igual que los hombres, las mujeres también se calientan mucho la cabeza con el “¿Le gustará lo que hago?” “¿Le haré daño?”. Son preguntas muy recurrentes cuando estamos en la cama. Lo sabéis y lo sabemos. Por eso, lo imprescindible en estos temas es que os guiéis por el oído. Sí, al igual que vosotras, los hombres tienden a gemir, en menor cantidad pero lo hacen. Por eso, es muy importante que estéis oído avizor para que sepáis qué es lo que le está gustando o lo que no. Cuando oigáis un gemido es que vais en la buena dirección, sino lo oís es que algo falla en lo que hacéis. El problema llega cuando vuestra pareja es de esas de las que no hace un solo ruido. Exasperante, ¿verdad? Entonces lo que tenéis que hacer es estar ojo avizor. Exacto, lo principal es que veáis cómo reacciona él a lo que le estáis haciendo. Un estremecimiento, un tirón de pelo, unas indicaciones con sus manos.. Todo cuenta. Si aún así no estáis muy convencidas de si vais por el buen camino o no, pedidle que sea él el que os guíe. De esta forma, conseguiréis hacerle disfrutar y, además, aprenderéis qué es lo que más le gusta.

¡Ojo con el marfil!

Si hay algo con lo que podemos no tener mucho ojo es con los dientes. Muchas mujeres se olvidan de que el pene, y sobre todo el capullo, cuando está erecto es de lo más sensible. Si no estáis atentas a los dientes podéis acabar rasgándole un poco, y aunque para vosotras sea una nimiedad, ya os decimos que para ellos no. Lo más normal es que se roce con la parte trasera de los dientes, por eso os recomendamos que pongáis la boca en forma de “O”, aunque parezcáis unas abuelitas sin dentadura. Cuidado también con abalorios como anillos, pulseras y collares, ya que pueden enredarse o pinzar un poco de piel.

Crea nuevos ritmos

Si hay algo que tenemos muy claro, es que el sexo oral, al contrario que la masturbación, es más una cuestión de movimiento que de presión. Por eso, cuantas más cosas añadáis a la felación, mejor será. Con añadir elementos nos referimos a lamer, jugar con la lengua en su capullo, añadir las manos para darle más movimiento y más presión, usar los labios… Todo esto le añadirá nuevos toques y mejorará la felación. La idea es ir probando y viendo los resultados. Dejaros llevar y veréis lo que podéis llegar a hacer.

Cuestión de actitud

Si no te gusta o te da asco, se nota. No tienes por qué obligarte a hacer algo que no quieres -no tiene punto, si se nota que no te gusta, la otra persona tampoco lo disfruta-. Lo importante es mantener una mente abierta al hecho de que puede ser un acto placentero para ambos, sin que uno tenga que sentirse incómodo. Si tu pareja puede hacer algo sencillo para hacer tu experiencia más placentera -rasurarse, lavarse antes, etc-, pídelo. Otra cosa que es importantes es que si lo que te incomoda es introducirte el pene en la boca, no hay de qué preocuparse. No hace falta que lleguemos hasta la campanilla. Siempre podemos jugar con la lengua en el prepucio de nuestra pareja. Estas pequeñas cosas también proporcionan placer, y mucho.

Profundidad

Ya lo decíamos antes, muchas mujeres se quejan porque si introducen el pene demasiado en la boca y eso les da arcadas. Si eso os molesta, no hace falta que os atraveséis la tráquea con el pene, con introducirlo moderadamente también vale. Si vuestra pareja insiste en que lleguéis hasta el final, explicadle lo que os pasa. Desde aquí os decimos que el “sin arcada, no hay mamada” es totalmente falso. Seguro que muchas de vosotras llegáis al orgasmo sin que vuestra pareja, al penetraros, os parta en dos, ¿no? Pues lo mismo sucede aquí. En cambio, si sois de las que sí que les gusta metérsela hasta el fondo, os recomendamos que para evitar las arcadas –aunque no todas- el truco es respirar por la nariz continuamente. Probadlo mientras os cepilláis la lengua con el cepillo. ¡Funciona, os lo aseguramos!

Negociar

¿Tragar o no tragar? ¿Control o no control? Esto es una decisión personal de la persona que da. Para evitar sorpresas, hay que acordarlo desde antes. Si tienes un problema con que tu pareja  eyacule en tu boca, pídele que te avise antes para poder retirarte a tiempo. Si no tienes problema con la eyaculación, pero no te apetece tragar, lo mejor es tener listo un kleenex o similares y después, con disimulo escupir el contenido. Si vas a tragar, hay que tener en cuenta el riesgo implícito -Virus del Papiloma Humano, VIH, etc.-

Por otro lado, aun quedan dos cosas muy importantes para que ambos os sintáis cómodos durante la felación:

Olores

Los genitales huelen a genitales. Si huele a cualquier otra cosa, podemos sospechar de enfermedades. Cada hombre tiene un olor particular. En caso de que no te guste el olor natural de tu pareja, puedes aprovechar las ocasiones en que estén de humor justo después de salir de la ducha para darle sexo oral o pedirle que se duche antes.

No existen fórmulas mágicas

Lo más importante a la hora de querer saber qué es lo que le da placer es comunicarte con tu pareja. No importa la experiencia que tengas con otros hombres, cada hombre es diferente y la “jugada” que vuelve loco a uno, puede ser incómoda para otra. Recuerda que quien debe disfrutar es él, aunque tú tampoco tienes por qué sentirte fuera de lugar, claro.

Estamos seguros de que muchas de estas cosas ya las conocíais pero aún así, creemos que nunca viene mal repetirlas. Ya sabéis que lo principal es disfrutar de los momentos en los que mantengáis relaciones sexuales, sea con vuestra pareja o con un amante pasajero. Lo principal es que nunca hagáis algo de lo que no estáis seguros.

Sed malos.

Leave a Comment

1 + 5 =