Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Tener o no tener una relación abierta

Tener o no tener una relación abierta

Desde hace unos años, vienen sonando ya con fuerza las relaciones de pareja abiertas gracias al acceso a las redes sociales y que –en cierto modo- la sociedad ha ido perdiendo el miedo a este tipo de conductas. Una relación abierta, ya no se ve como una simple relación en la que uno o los dos miembros de la pareja son infieles, sino que se ve como lo que es: una decisión de pareja en ampliar sus gustos y sus conocimientos con otras personas más allá de su relación de pareja.

Como no hay fórmulas mágicas para tener una relación de pareja perfecta, es importante tener claro –y en cuenta- que cada pareja hace lo que puede, quiere y sabe que puede beneficiarle, por eso, muchos optan por probar una relación abierta de pareja. La pregunta que se hace todo el mundo antes de empezar es cómo gestionar todo esto para que no destruya la relación puesto que, en nuestra sociedad actual, la infidelidad es el mayor enemigo de la pareja y, por supuesto, este tipo de actos suponen –aunque no en todas ellas- la ruptura de la pareja.

La monogamia frente a la relación abierta

Como ya hemos dicho la infidelidad es algo que se ve con muy malos ojos ya que, esto, supone un punto de inflexión en la pareja, muchas veces de no retorno. Sin embargo –y aunque no lo parezca- esto no es lo que sucede en una relación abierta pues, lo que proponen es totalmente algo diferente: cambiar las reglas del juego en la pareja, permitiendo la libertad y, por supuesto, el crecimiento individual y conjunto de la pareja.

La relación abierta dista también del tema del poliamor –del cual ya hablaremos más adelante-. Las parejas abiertas tienen exclusividad sentimental con su pareja real aunque pueden practicar todo tipo de actividades con personas diferentes adaptándose no solo a las necesidades de cada uno de la pareja, sino que a las de la propia pareja también. El estrés del día a día, puede suponer que la pareja acabe resintiéndose y, para muchas, la relación abierta es una decisión que les ayuda a mejorar y afrontar sus problemas desde una nueva perspectiva ya que permite a los integrantes seguir unidos, teniendo una pareja estable en forma de apoyo, comprensión, complicidad y comunicativa, al mismo tiempo que pueden disfrutar de otras personas.

A pesar de lo que muchos creen, ¡la relación abierta no solo es sexo! Va mucho mas allá ya que, en estos encuentros, lo que se pretende es que los integrantes de la pareja, encuentren un algo que les motive, les haga salir de la rutina y que les ayude a seguir juntos en su relación del día a día.

 

Algunas cosas que tienes que tener claras de la relación abierta

Elegir tener una relación abierta no es para salvar la relación

Todas las relaciones pasan por momentos duros y de crisis. Todas ellas tienen problemas pero no por eso se debe uno dejar caer en brazos de otro –infidelidad- o forzar una cosa en la que ninguno de los dos quiere acabar. Una relación abierta, se basa en la premisa de que no hay “posesión” en la pareja y que cada uno de ellos ama libremente, pero siempre pensando y apoyando a su pareja estable.

Tener una relación abierta no implica follar como locos

Como ya te hemos dicho, tener una relación abierta no se basa exclusivamente en el hecho de conocer y follar con otras personas porque sí. Se basa en el hecho de conocer a otra persona, fuera de tu relación habitual, que te permita crecer a nivel personal y relacional. Por supuesto, aunque tengas una relación abierta, puedes ponerte celoso pero todo esto va sobre otro tema: no hay posesión y sí entendimiento. El poder llevar una relación abierta reside en saber lo que hay y en cómo lo asumes, siendo libres de expresarse. Toda relación abierta necesita ser madura, asumir este tipo de relaciones no significa que la pareja no se quiera o el sexo sea malo, ¡todo lo contrario!

Para que funcione se necesita consentimiento

Una relación abierta no significa traición y un “Bueno, como estoy aburrido de ti, podemos vernos con otras personas los dos y como si no pasase nada”. Para que una relación abierta funcione, es necesario que los dos integrantes de la pareja estén de acuerdo y quieran probarlo. Todo es un proceso de adaptación, por supuesto, pero lo principal es que la pareja hable y consientan que haya tercera y cuarta persona en su relación pero no porque estén aburridos de ellos mismos –para eso es mejor una ruptura, aunque no lo creas- sino porque saben que experimentar les hará unirse más. En la relación abierta, los acuerdos deben ser equitativos y recíprocos, sin abusos por parte del otro, para que no hayan reproches y posibles venganzas.

Toda relación abierta necesita normas

En todas las parejas, existen una serie de acuerdos y, en este caso, no iba a ser para menos. Por eso, es esencial que existan una serie de normas para que, en la pareja no haya un conflicto interno. Como ya te hemos dicho, tener una relación abierta no es sinónimo de hacer lo que quieras porque quieras o que lo que hace tu pareja te tenga que gustar porque sí sin ponerte celoso. La primera norma que imponen todas las parejas es que la comunicación sea fluida, es decir que no hay que callarse nada y hay que decirlo todo: “Esta chica/o no me gusta para ti”, “Me estoy poniendo celosa”, etc. Por supuesto, muchas parejas imponen normas como que no se pueden traer al amante a la casa conyugal, que no se puede acudir a reuniones sin uno de ellos, que no haya una relación aparente/emocional –compañero, amigo, etc- con la otra persona, que siempre que uno vaya a “beneficiarse” de la relación abierta lo notifique –“Esta noche salgo y no vuelvo a dormir”-, etc. Cada relación es un mundo y, a dos, las cosas tienen que hablarse siempre.

 

Como ves, tener una relación abierta no es cosa de locos y tampoco es algo negativo si es lo que les interesa a ambas partes de la pareja. Una relación abierta supone el conocimiento de uno mismo y de su pareja, amando de verdad pero sin la posesión que nos ha hecho creer la sociedad que necesitamos.

Leave a Comment

+ 49 = 58