Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Cómo dejar de elegir a los rompecorazones

Cómo dejar de elegir a los rompecorazones

Los rompecorazones y las mujeres

Quizás seamos nosotros que nos hemos creado una obsesión o que de verdad exista este problema, pero desde hace un tiempo, hemos detectado que hay muchas más solteras que hace poco –un par de años, a lo sumo-. No sabemos la razón de la ruptura de estas parejas –bueno sí porque nos la dicen-, pero el caso es que cada vez hay más mujeres solteras. Y ya no solo eso, sino que cada vez hay más mujeres solteras y asqueadas. Sí, sí. Asqueadas. Mujeres que parece que tienen una cierta aversión tragicómica a todo lo que tenga pene –cosa que nos preocupa porque por aquí hay alguno que otro- y todas estas mujeres coinciden en una cosa: que son todos unos capullos.

Nosotros sabemos que no, aunque tampoco vamos a decir que creemos que sois unos angelitos. Es cierto que desde hace poco –casi, casi coincidiendo con la revolución tecnológica del whatsapp-  los hombres se han desmadrado -aunque también las mujeres-. No todos, solo los que ya estaban. Además de esto, se ha puesto cada vez más de moda eso de ser todo un caballero, vendiendo humo y dándoselas de hombre enamoradizo para conquistar una mujer. Y, sí, lo sabemos porque hay más mujeres que hombres trabajando en besátame.com.

El caso es que, por h o por b, las mujeres tienen ésa extraña -y no tan absurda- sensación de que todos sois unos capullos y que ellas no hacen más que elegir mal al pene con el que van a acabar en la cama. No es totalmente cierto ya que, desde hace el mismo tiempo, las mujeres han dejado de “subastar” su coño para subastar su corazón. ¿Qué sentido tiene no disfrutar del sexo si el chico de la cita no quiere casarse contigo a la primera de cambio? El caso es que esto, añadido a una serie de variables que vamos a comentar ahora, hacen que tengáis la extraña sensación de que habéis elegido mal.

evita a los rompecorazones

Para que dejéis de pensar que sois vosotras las culpables, os dejamos 4 consejos que os harán elegir mejor el día de mañana y no centraros en los rompecorazones.

Relaciona relaciones

Un poco complejo el término, pero de todas formas muy bueno. Seguro que todas esas mujeres que ahora estáis leyendo esto sabéis a lo que nos referimos, aunque os lo negaréis a vosotras mismas. El caso es que, lo que debéis hacer es analizar. Muchas veces las mujeres os sentís atraídas por los mismos defectos, sobre todo en el caso de los rompecorazones. Os metéis en un bucle infinito de sentimientos contradictorios. Esto, en psicología se denomina “cumplusión a la repetición”. Vamos, que tenéis así  como que una tendencia obsesivocompulsiva a meteros en el mismo marrón una y otra vez. Para ello lo mejor es analizar a la persona con la que estáis quedando y –aunque suene gore- hacer una lista con las diferencias y las similitudes con el tío con el que os veíais antes. Obviamente, si no hay mucho parecido vais por el buen camino… Si lo hay… ¡HUID de ese rompecorazones!

Evita sentir culpa

Vale sí, entendemos que, una vez pasado el tema, os sintáis mal, os enfadéis y cabreéis con vosotras mismas por haber cometido exactamente los mismo errores y que penséis que habéis vuelto a fracasar. Esto no es una competición, señoritas. Las cosas pasan por una razón y las razones del por qué nunca son obvias, ya lo sabéis. Lo bueno es que aunque parezca mentira –no, no os ponéis coloradas- seguís aprendiendo. Así que dejad de flagelaros por sentiros atraídas por los rompecorazones.

Valórate, bella

Es importantísimo que dejéis de pensar que no valéis la pena, que no estáis hechas para estar en pareja. A todo el mundo le llega su San Benito. Vale sí, no es muy positiva esta frase, pero aquí tenéis que entenderlo como sí. Que hayáis fallado no significa que acabéis como la loca los Simpsons, sólo que aún no habéis encontrado a alguien con quien compatibilizar bien. El caso es que debéis veros como personas completamente capaces de querer y de ser queridas, porque sino nunca vais a dar una impresión diferente. Piensa en ti, en tus fortalezas y deja de inventarte debilidades.

No compréis vespinos de los años 50

A ver, últimamente parece que hay mucho comercial del amor por ahí suelto. Hombres que se dedican a vender motos, vespinos mayormente, diciendo que son Ducattis. Vale, sí quizás es un símil un poco complejo cuando hablamos de amor, pero el caso es ése: hay mucho vende humo o, lo que es lo mismo, rompecorazones. Dejad de creeros todo lo que escuchéis. Al fin y al cabo… ¡Todo es marketing! Sed conscientes de que puede que algunos digan la verdad y de que otros… ¡no la digan nunca! Sed pacientes, creeros de lo mínimo la mitad. No penséis que la persona que estáis conociendo es un 10, ya que luego os defraudará. Asignadle un 0 y que os vaya sorprendiendo.

Ser una mujer –al igual que un hombre- a día de hoy parece que empieza a complicarse. Las relaciones ya no son lo que eran, el amor, la paciencia, el aguante y la dedicación parece que han pasado de moda. Sin embargo… ¡No desesperéis! Siempre nos quedará Lelo.

Sed malas.

 

Leave a Comment

+ 41 = 44