Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Seducir a un hombre en la cama es más importante que follar con él

Ya os lo decíamos hace poco, los hombres –al igual que las mujeres- son bastante especialitos para lo suyo. Si bien es cierto que la mayoría no prima la importancia de los momentos previos al “mete-saca”, hay una minoría a la que le encantan las caricias, los besos y todas esas cosas que a las mujeres las vuelve locas. Sí, muchas mujeres aún no saben cómo seducir a un hombre en la cama.

Lo creáis o no, chicas, el cuerpo del hombre está lleno de terminaciones nerviosas que son completamente placenteras, aunque muchos no lo sepan porque su cerebro los manda a “tapar agujeros” –como dirían algunas-. El caso es que –aunque con un poco de “magia” a ellos ya les basta- muchos son más de sentir que de ver. Cosas de la selección natural, seguramente. El caso es que, muchos hombres –aproximadamente el 27%- afirma que para ellos son esenciales los besos y las caricias previas al coito –para el resto por lo visto no-.

Así que chicas, sentimos fastidiaros las cosas. Eso de no tener que hacer mucho, jugando con el tema de “soy una estrella de mar” mola, seguro, pero no es nada justo. Os toca poneros las pilas y eso es así. Para que sepáis bien lo que hacer y por dónde tenéis que tocar, os dejamos una serie de consejos para que podáis aplicarlos y hacer que vuestro chico se retuerza de placer y además, podáis seducir a un hombre en la cama de la forma más sencilla posible.

Los besos también los vuelven locos a ellos

 

Las mejores formas de seducir a un hombre en la cama

Primero el uno y luego el dos

Una regla sencilla al igual que obvia. Está bastante claro que para todo, las cosas han de hacerse paso a paso. Lo importante es que conozcas a la persona que tienes delante –o detrás- para poder darle el mayor placer posible. Empezar con besos en los labios es lo idóneo, siempre intercalando velocidades y distintos tipos de presión. Una zona muy erógena para ellos es la zona del cuello y los lóbulos de las orejas. Parece una tontería, pero juguetear por ahí les vuelve locos.

Insinúa

Lo que más les gusta a los hombres es que se les insinúen. Quien diga que quiere las cosas clara, miente –y más si lo dice en la cama-. El hombre es depredador por naturaleza y esto hace que le encanten las insinuaciones, las provocaciones y las cosas dichas a medias. Una forma de hacerlo es ir alternando besos suaves, lametazos y mordiscos por las zonas que vayas pasando. Sube, baja, sube… y así ves haciendo que se desespere por conseguir lo que él quiere.

Puntos clave

Como en la fisionomía femenina, el hombre tiene puntos clave por los que hay que pasar si lo que queréis es que se vuelva completamente loco. Obviamente chicas, podéis imaginaros la “corpolocalización” de dichas zonas. La zona de la pelvis y los muslos son la clave. Aunque os parezca una locura a vosotras, a ellos les encanta que vayan rozando su pelvis de punta a punta. Para ellos es como decirles “sí pero no, y te aguantas”. Otra zona que hace que se estremezcan de placer es la zona de la entrepiernas. No penséis mal, no hablamos del pene –os lo diríamos-, hablamos de la zona interna de los muslos. Sensibles a más no poder, insinúan exactamente lo mismo que la pelvis.

Ellos también tienen puntos que son mucho más sensibles. Estimulalos y triunfa.

Ellos también tienen puntos que son mucho más sensibles. Estimulalos y triunfa.

Tiqui-taca, chicas, tiqui-taca

Aunque os sonará mucho a un anuncio que hay en la tele, es la mejor forma de explicar nuestro último consejo. El tiqui-taca es una técnica futbolera que se puede ir aplicando desde ya al arte de la seducción –o en este caso de “cómo hacer que tu chico llore de placer”-. El caso es que esta técnica se basa en el intercambio de la pelota y de las tácticas que se utilizan. Pues aquí exactamente lo mismo: alterna lametazos, besos, mordiscos. Juega con él, usa tu boca a veces, otras el roce de tu cuerpo. Así verás lo que pasa. “te violo en 3,2,1…” Ésa será la respuesta de vuestro hombre.

Con estos consejos, sólo nos queda comentaros que uséis todas vuestras armas como mujeres. No se pudieron resistir a ellas mientras ibais vestidas, ¿cómo lo van a hacer si vais medio –o completamente- desnudas? Jugad y, sobre todo…

Sed malas.

Leave a Comment

54 ÷ = 27