Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

El sexo anal tiene su aquel y debes conocerlo

Uno de los temas más recurrentes en la tienda, es el tema del sexo anal. Aunque parezca que no –nosotros tampoco sabemos muy bien por qué- cada vez más, los jóvenes están más desinformados sobre la temática sexual. Algo que no solo debería estar preocupándonos a nosotros, sino a sus padres. Uno de los mayores problemas es la llegada de Internet. Por alguna razón, los jóvenes le han dado la vuelta a la tortilla y, en vez de estar aprovechando tanta tecnología para crecer como personas, se están llevando a malas prácticas como al machismo, el abuso de poder y a crear más tabúes alrededor del sexo. Esto lo estamos viendo mucho con el tema del sexo anal.

Cada vez son más los jóvenes que vienen a preguntarnos sobre este tema, buscando no solo respuestas, sino consejo profesional para poder llevarlo a la práctica porque, en su instituto –en EDUCACIÓN SEXUAL- se les ha dicho que el sexo es malo y que el sexo anal no es bueno practicarlo. No hay ninguna práctica sexual que sea mala, a no ser que provoque realmente problemas de salud –tanto física como mental- a una de las personas implicadas. Sin embargo, es importante que tanto de jóvenes como de adultos, experimentemos y descubramos nuevas experiencias a través del sexo. Esto es lo que hace que la vida sea vida.

Una de las prácticas sexuales que siempre ha llamado más la atención –tanto a hombres como mujeres aunque sí, más a ellos- es el sexo anal. El hecho de que se vea como algo más “malo”, esté mucho más oculto y se vea como una verdadera transgresión es lo que parece hacer de esta práctica sexual algo fascinante. Sin embargo, aunque suena fascinante y hay mucha gente que quiere probarla –sobre todo porque empiezan a haber películas y libros hablando de ella a la gente corriente-, muy pocos están realmente informados y saben lo que están a punto de hacer.

Debido a que hay tan poca información sobre el sexo anal, cada vez más gente   tiene más dudas y/o realiza esta práctica sexual sin tener ni idea de lo que está haciendo. Más allá de hablaros de los típicos consejos como el de parar si duele, que es una relación sexual que debe HABLARSE CON ANTELACIÓN y que debe estar consensuada por LOS DOS, te vamos a contar lo que no te han dicho hasta ahora sobre el sexo anal y las precauciones que debes tener.

sexo anal

5 cosas que debes saber del sexo anal a partir de ya

USA CONDÓN

Aunque la gente no lo cree, el condón, en el ano es NECESARIO. Además de porque el SIDA puede transmitirse tanto de forma anal como vaginal, existen otro tipo de ETS que también pueden transmitirse de forma anal. Por ejemplo el VPH (el virus del papiloma humano) también puede ser transmitido mientras practicamos sexo anal. Pero este no es el único, los herpes, la clamidia, la gonorrea, etc TAMBIÉN. Usando el condón durante el sexo anal, conseguiremos protegernos de estas ETS. Y sí, es mucho mejor hacerlo aunque sea nuestra pareja desde hace mucho tiempo.

No provoca problemas a largo plazo

A ver, el sexo anal es como todo: si se hace bien no tiene por qué dar problemas. No sabemos quién empezó con ese bulo, pero no por mantener relaciones sexuales anales se nos cae el esfínter, tampoco tenemos por qué desarrollar más hemorroides, tampoco tiene por qué haber incontinencia anal. Eso de tener que llevar pañal en su día a día por practicar sexo anal es mentira. Para eso, debería realizarse de una manera inapropiada, dañando el recto y provocando alguna herida irreversible. Cosa que no pasa si el sexo anal se realiza bien, de forma segura y consentida.

Relajarse sí es la clave del éxito

Lo creas o no, para poder practicar no hay ningún misterio, secreto o truco. Solo hay que relajarse y estar de acuerdo con lo que vamos a hacer. Sentirse cómodo y confiar en tu pareja es lo que hará que te duela o no. Mucha gente cree que usando una cantidad ingente de lubricante y lubricante con efecto relajante, el sexo anal va a ser más fácil pero lo cierto es que no. Solo si nos relajamos mentalmente vamos a poder mantener relaciones sexuales anales placenteras e indoloras. Usar lubricante –y mucho- es esencial. Si le añadís que es relajante muscular pues mejor, ¡pero hay que concienciarse! Sí, sí. Lo creáis o no, “lubricar” la mente para que deje de pensar en si va a doler o no, es lo mejor para poder disfrutar del sexo anal.

El sexo vaginal después… ¡¡¡NUNCA!!!

Eso que puedes haber visto en alguna que otra peli porno de primero delante, después detrás y después delante sin importar nada o sin pena ni gloria, ¡¡¡no se puede hacer!!! En las películas porno existe una cosa llamada “magia cinematográfica y es lo que pasa cuando creas una película cortando y pegando diferentes trozos y creas una secuencia. Lo que intentamos decir es que, no todo lo que sale en el cine porno es real. De hecho, esto es irreal. Es irreal porque el sexo anal y después vaginal está contraindicado en cualquiera de los casos y es simplemente por una razón: el pH del ano y el de la vagina no tienen nada que ver. Tanto en el ano como en la vagina hay bacterias buenas y malas, pero no son compatibles, por lo que si mantienes relaciones anales y después vaginales te estás asegurando tener un campo de cultivo de alguna que otra infección. Esto se debe a que traspasamos una bacterias de un sitio a otro, provocando una bajada del pH vaginal, destrozando la flora y provocando que se generen bacterias malas que pueden provocarnos desde una cistitis a una candidiasis en un par de días.

Manda el que está siendo penetrado

Como con muchas otras cosas, el porno es bastante responsable de que muchas prácticas sexuales se hagan mal. El sexo anal es una de ellas. Esto se debe a que, en cualquier película porno que haya sexo anal, vemos que la persona encargada de marcar el ritmo es la que penetras –el hombre normalmente- y no la que es penetrada. Esto es un problema ya que, el que penetra no tiene ni idea de lo que siente el penetrado, así que es cuando más desgarros se producen, creando un mal recuerdo de la relación sexual y haciendo que no se quiera repetir. Por lo tanto –y sobre todo si son en las primeras veces que lo practicáis– es mejor que sea la persona penetrada la que vaya marcando el ritmo. Y sí, la postura con la que mejor se puede hacer es con la del perrito. De este modo, os aseguraréis que no habrá más dolor del “necesario”/soportable, que no habrán desgarros y que para los dos será una buena experiencia.

Leave a Comment

2 × = 10