Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

El sexo durante el embarazo

Hay muchos hombres que nada más conocer la noticia de que van a ser padres, se ponen a temblar cual gelatina Royal. No por el miedo y el respeto que la palabra “padre” puede dar, no por los cambios que van a sufrir, no por el giro de 180ºC que dará su vida. No. Los hombres tiemblan porque sus primeros pensamientos son las palabras de esos amigos que ya tienen prole, esos amigos que aseguran que el sexo durante el embarazo está más que descartado.

No decimos que esto sea imposible, en realidad es mucho más común de lo que parece. La pérdida de apetito –aunque tengan las hormonas que echan humo- es un posible síntoma del embarazo. El problema llega cuando la pérdida de apetito sexual se presupone y crea un estado de ansiedad, además de que es un pensamiento total y completamente ridículo. Es obvio que se producen muchos cambios en el cuerpo femenino, sobre todo hormonales, que el cuerpo es un muñeco de barro durante 9 meses que va cambiando día tras día, que la mujer es un vaivén de emociones y sensaciones que pueden afectar a todo: al humor, la autoestima e incluso al sexo, sí. En definitiva, tienen más subidas y bajadas que el Shambala –atracción de Port Aventura-.

sexo durante el embarazo

Desmintiendo los mitos del sexo durante el embarazo

También hay muchos miedos y mitos que contribuyen a crear, en algunas parejas, un ambiente poco propicio para la sexualidad. “¿Y si le hago daño al bebé?”, se preguntan a veces. Pues no, no hay peligro alguno de hacer daño alguno al bebé si hay sexo durante el embarazo. Tampoco hacer el amor tiene por qué provocar un aborto ni contracciones de parto. El sexo durante el embarazo, con penetración ,solo está contraindicado cuando exista una patología previa que así lo aconseje, en cuyo caso el médico se encargaría de recomendar una disminución o incluso un cese de la actividad sexual. Hablamos, por ejemplo, de casos en los que exista una amenaza de aborto, de parto prematuro, placenta previa sangrante o rotura prematura de las membranas. Problemas que en ningún caso estarían provocados por el coito y totalmente extremos. De cualquier manera, no hay que olvidar que el sexo durante el embarazo puede ser algo más que la penetración ya que se puede tener una vida sexual plena sin tener que recurrir a esta cuando esté contraindicada. Ya os lo hemos dicho, la penetración sólo es el último paso de un polvo, todo lo demás, aunque se le llamen preliminares, también cuenta. El placer se puede obtener de muchas maneras siempre y cuando se haga de la forma adecuada.

Por otra parte, también hay que hablar de todos esos cambios hormonales que tienen las mujeres durante el embarazo. Él, frustrado al principio, a partir de mitad del primer trimestre, pierde todo el miedo a ésa sequía de la que tanto ha oído hablar. Es a partir de ese momento cuando una mujer embarazada es una bomba sexual. Tiene las hormonas a tope todo el día y las ganas siempre a flor de piel. A esa edad de gestación hay un incremento del flujo sanguíneo, de modo que los orgasmos pueden ser incluso más intensos. Existe mayor lubricación, los labios vaginales están más voluminosos y los sentidos, a flor de piel. Y como el deseo llama al deseo, las curvas que se le van haciendo a ella, a él siempre le parecen de lo más bonito y sensual. Vamos, que cuando oímos hablar así a nuestro amigo o amiga nos entran ganas de ahorcarlos por la gran suerte que tienen. Ahoracarlos o quedarse embarazados.

No obstante, es verdad que a medida que avanza, algunas posturas se complican. Y no es de extrañar con el tripón que llevan algunas y algunos. El caso es que no hay nada escrito sobre gustos, pero aún así, muchas posturas, como el típico misionera, son bastante complicadas de realizar. En su lugar son ellas las que se suben para controlar desde arriba la presión y los movimientos. El hombre detrás, al borde de la cama o ambos de lado son también claras ganadoras.

Así que lo dicho: el horno va a estar para bollos durante todo el embarazo sin excusas. Además de mantener más unida a la pareja de lo que lo había estado nunca, el sexo durante el embarazo es la mejor opción para darle esa vida tan saludable que necesita la embarazada. ¿Qué mejor forma hay para evitar la subida de los niveles de azúcar en sangre que una buena sesión de deporte intenso?

Sed malos.

Leave a Comment

- 2 = 8