Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Sexo: ¿El mejor remedio en invierno?

Sexo: ¿El mejor remedio en invierno?

Empezamos a creer que nosotros somos muy frioleros pero es que el tiempo está como loco. No hay un solo día que pase y que no haga mucho frío y luego calor en el mismo día. Y claro, esto ya no solo nos afecta a la hora de decidir qué nos ponemos, sino que también empieza a notarse en nuestra forma de comportarnos. Es obvio que no hablamos de los cambios de humor así en general, sino que hablamos de los cambios de humor que nos llevan a no querer ni rozarnos con un palo. Parece que ahora donde esté el pijama de felpa que se quite todo lo demás.

No hace mucho que os decíamos que es cierto que la primavera la sangre altera y como no podía ser menos, el frío también produce sus pequeños cambios en nuestro organismo. De algo que nos hemos dado cuenta a lo largo de estos años junto a vosotros es que cuando se acerca el frío aumenta mucho la demanda de afrodisíacos y cosmética corporal erótica para ayudaros a subir la temperatura. ¡Y no es para menos! Así cualquiera se pone al lío sin una estufa –o derivados- justo al lado, aunque implique acabar sudando como si se estuviese en pleno verano.

Como ya sabéis que a nosotros nos encanta investigar, no íbamos a dejar este tema de lado y por eso nos hemos propuesto explicaros por qué a lo largo del invierno vosotros –y todos los habitantes de este planta- acabáis manteniendo menos relaciones sexuales.

Sexo en invierno

¿Qué pasa en los meses de frío?

La realidad es algo más complicada que el simple hecho de que los días sean más cortos, aunque también es una explicación muy válida: al caer la noche antes nuestro instinto nos dice que es hora de acostarse. Pero esto no es lo único que pasa por nuestro cerebro en la época invernal. El caso es que nuestro cerebro es –como ya sabéis- el motor de nuestro organismo al completo. El hecho de tener neurotransmisores es por algo y si estos se encargan de hacer que los pulmones funcionen es lógico que haga que nuestras ganas estén más altas o no.

Como casi todo en nuestro funcionamiento fisiológico, lo que hicieron nuestros ancestros –aquellos que vivía tapados solo con pieles- es lo que nos limita e impulsa a comportarnos de una manera o de otra. Aquí nos encontramos con que hace miles de años, el ser humano invernaba para resguardarse del frío al máximo. Y es que según unas leyes ancestrales marcadas en nuestro cerebro –y en el de todos los animales- el momento invernal no es el mejor para procrear. Está claro que el ser humano ya no mantiene relaciones sexuales solo por procrear, pero teniendo ese “Pepito grillo” en el cerebro es normal que no nos apetezca mucho.

Además de esto el hecho del cambio climatológico también afecta mucho a nuestro organismo ya que la falta de hora de luz hace que la producción de serotonina disminuya y por eso nos sentimos menos activos y sexys. En su defecto producimos en mayor cantidad melatonina, que es la hormona encargada del sueño y eso nos provoca una bajada de energía tremenda. Y por si esto parece poco, este estado de zombie nos lleva al hambre y el hambre a coger esos kilitos de más que tanto detestamos y que tan poco bien se llevan con la libido. Al menos así lo afirman en un artículo de la Mens Health’s, llevado a cabo por Duke University (Carolina del Norte) y añaden que por culpa de las temperaturas es bastante normal que nuestra piel esté mucho menos sensible que en otras estaciones.

Lo peor de esto es que hay muchas personas –alrededor del 30% de los encuestados- que sufren el síndrome del Trastorno Afectivo Emcional (TAE) que lleva a las personas que lo padecen a una especie de depresión hasta que llega la primavera.

Sexo en Invierno

¿Es mejor el sur?

Al contrario de lo que muchos pueden pensar por culpa de la canción de Rafaella Carrà “Hay que venir al sur” el calor no es el preferido para todos. Según una investigación que hizo Lovehoney el 60% de los 114 hombres encuestados se sentían mucho más atraídos por las mujeres en los meses invernales. Nosotros desde siempre hemos sabido que los hombres prefieren el efecto frío por eso esta noticia no nos sorprende en exceso. Sin embargo, esto también puede deberse, como apunta The Daily Mail, a que como en invierno todos vamos con muchas capas extra el hecho de imaginarnos desnudos frente a nuestra pareja es mucho más erótico que en verano, donde casi no se deja margen a la imaginación.

Además de por esto, el sur no parece la mejor opción y el calor mucho menos ya que como bien apunta The Daily Beast se suele rehuir más el sexo por culpa del calor que por culpa del frío. De ahí a que el estudio realizado por Durex en 2013 para ver quiénes mantenían más relaciones destacase a la ciudad de San Petersburgo como la más activa sexualmente.

Aún así, los que pertenecemos al sur sabemos lo que es practicar sexo con una buena temperatura, sin pasar ni frío ni calor por eso somos los que más rehuimos el sexo durante el verano y el invierno. ¡Pero no sufráis! La tecnología ha avanzado mucho y ahora las estufas y el aire acondicionado nos protegen de ello y si no siempre se puede recurrir a la cosmética erótica.

Si sois de los frioleros y no podéis mantener relaciones con vuestra pareja por culpa del frío, nosotros os recomendamos que probéis con algún elemento que os aporte calor. El calor hace que los poros se dilaten y que por lo tanto la piel esté mucho más relajada y sensible. Esto os hará producir endorfinas y serotonina de inmediato y notaréis enseguida ese subidón de adrenalina que os haga pedir marcha enseguida. Como no podía ser menos el Dragón de Shunga encabeza la lista, seguidos por las velas para masaje y los aceites y lubricantes con efecto calor.

Ya sabéis que no hay excusas con nosotros y que siempre es un buen momento para daros placer, sin importar la temperatura que haga.

Sed malos.

Leave a Comment

÷ 2 = 1