Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Las bases que debes conocer del sexo tántrico

¿Quién no ha oído hablar del sexo tántrico? Seguro que no es la primera vez que oyes estas palabras y que, por supuesto, no será ni la primera ni la última vez que te suenen un poco a chino. Aunque todo el mundo relaciona el sexo tántrico con el kamasutra, lo cierto es que, aunque son algo así como primos hermanos, no son exactamente lo mismo. El Tantra es la esencia, mientras que el kamasutra es la puesta en práctica.

El kamasutra se centra más en el placer que proporcionan las posturas, mientras que el sexo tántrico deja de lado las posturas y se centra en las emociones, en la energía y en las experiencias en la pareja. Lo más normal es que conozcas sus conocidas –y algo engañosas- horas eternas de sexo, sus juegos de control mental y los orgasmos infinitos. Y aunque esto sea más mito que realidad, sí que es cierto que el sexo tántrico aumenta el placer sexual ya que hace que la pareja esté en mucha más armonía, que los integrantes se sientan mucho más dispuestos a disfrutar del placer y, por supuesto, a disfrutarlos.

Algo que es esencial en el sexo tántrico es la intención de disfrutar del sexo. En esta posición, el sexo toma un sentido diferente al habitual –para muchos al menos, aunque no sea algo que nos guste admitir- y deja de ser algo “pim, pam, pum” y se vuelve algo mucho más íntimo y pasional. Lo importante a la hora de tener sexo tántrico es saber que para que esta práctica se lleve a cabo como es debido, la pareja tiene que estar en perfecta armonía ya que lo que se busca es el sexo no solo a través de lo físico sino a través de las emociones para así conseguir unos orgasmos mucho más intensos y mayores.

El secreto del éxito del sexo tántrico reside en, como ya hemos dicho, una cosa básica y fundamental: la conexión con la pareja. Pero, además, hay una serie de reglas –al menos de normas no escritas- para que el Tantra funcione en la cama. Está claro que no es que sea algo súper difícil de conseguir o que no hayamos puesto en marcha nunca, pero es que son cosas básicas que a muchos se nos olvidan y, por lo tanto, nos alejan del sentimiento pero nos arrastran a lo físico.

El sexo tántrico

Las 4 cosas que debes que debes poner en marcha a la hora de tener sexo tántrico

Olvida un poco el coco

Quien diga que no piensa mucho cada vez que tiene una relación sexual miente. Y miente, obviamente, porque es inevitable pensar si el placer que le estamos dando a la otra persona es real, si lo que hacemos le estará gustan, si lo que dice y hace es real o solo está fingiendo. Aunque es lo que menos deberíamos hacer, nos dejamos más llevar por lo que nos dice nuestra conciencia, nuestra lógica y nuestros pensamientos antes que en lo que sentimos, vemos, olemos y saboreamos. Como base, el sexo tántrico te exige eso, justamente: que disfrutes más de la experiencia y que la pienses menos. Para poder practicar del sexo tántrico debes dejar de pensar en el “final”, es decir en el hecho de si a tu pareja le va a gustar todo lo que haces, si lo haces bien o, por ejemplo, si vas a llegar al orgasmo. Lo importante de esta experiencia y de esta práctica sexual es centrarse en el viaje, en el momento presente, en cada cosa que haces –o te hacen- y disfrutarla. Aunque es una de las bases del Tantra, esto es lo que deberíamos aplicar todos en cada una de nuestras relaciones sexuales.

Cuanto más centrado estés en lo que pasará, menos vas a disfrutar del camino hasta conseguirlo. Por supuesto, centrarse en solo conseguir orgasmos hace que el sexo se vuelva monótono y un simple “mete-saca” por lo que, es importante que, a la hora de practicar este tipo de técnica sexual se busquen nuevas formas de disfrutar el uno del otro, como por ejemplo pueden ser las caricias, los besos o, simplemente las miradas. Es importante que empecéis a reconoceros con cosas más allá del sexo oral, la estimulación de los puntos erógenos y la penetración en sí. Eso son cosas que ya sabéis el uno del otro, por lo que es importante redescubriros.

La vista que sea tu mejor aliada

Aunque esto se trata de sentir, es cierto que cuando miras a alguien a los ojos eres capaz de transmitir muchas más cosas que cuando se las dices. Una mirada puede ser todo o nada. A muchas personas les da mucha vergüenza mirarse durante las relaciones sexuales y es, la mayoría de las veces, porque creen que las caras que ponen son indignas. Aunque la sociedad te haya enseñado que tienes que ser bastante recatado, no es cierto. La mirada es la expresión del alma y no hay nada más pasional que una mirada en el momento adecuado. Mirarse mutuamente durante las relaciones sexuales NO es nada negativo, sino que, al contrario, es esencial para volver a conectar con la pareja. Esto os hará tener una relación sexual mucho más intensa y, por supuesto, os hará ver y comprender qué siente vuestra pareja mientras mantenéis relaciones o, por ejemplo, durante algún juego sexual.

Tampoco hace falta que os miréis todo el rato o que apartéis la mirada para, por ejemplo, embelesaros con el cuerpo de vuestra pareja. Eso no lo hace nadie, pero sí que mirarse antes del sexo y, sobre todo, durante el orgasmo puede crear una de las mejores conexiones en la pareja ya que es un momento extremadamente íntimo, por lo que conseguiréis uniros mucho más.

Sé consciente de lo que sientes

El Tantra, como ya te hemos dicho, va mucho más allá de lo físico y pretende que, tanto tu pareja como tú, uséis más los sentidos e intensifiquéis mucho más la experiencia emocional y sensorial, por lo que es indispensable saborear, tocar, ver, oler y escuchar. Tanto lo que haces y dices tú, como lo que hace y dice tu pareja –aunque no sea verbalmente-. Para que el sexo tántrico sea lo que estabas esperando, es importante que os dejéis llevar por los sentidos más básicos: el tacto, el oído y el olfato. Tendemos a usar demasiado la vista y, la vista, muy a nuestro pesar se ha convertido en un acto para racionalizar las cosas. Por eso, puede ser muy interesante que te vendes los ojos y te dejes llevar por lo que te hace sentir tu pareja con sus besos, caricias y susurros.

Por supuesto, en el sexo tántrico no están exentos los juguetes sexuales que os ayuden a incrementar las sensaciones y las emociones. Es muy importante que, a la hora de elegir algún complemento sexual, ambos os sintáis cómodos y a gusto con su uso. Aunque, ciertamente, una buena opción para el sexo tántrico siempre serán las velas aromáticas de feromonas, aceites de masaje con efecto calor o los labiales para el sexo oral.

Siente el orgasmo

Muchas veces estamos tan centrados en tener un orgasmo o no eyacular antes de tiempo que se nos olvida realmente sentir el orgasmo de la cabeza a los pies. Es triste pero cierto. Suena extraño, pero en el Tantra, se espera que sientas el orgasmo recorrerte desde la punta de los pies al nacimiento del pelo de la cabeza. Aunque parezca imposible, ¡sí se puede conseguir! Y la clave está en crear una energía erótica que te mantenga –junto con tu pareja- en un estado de clímax y relajación constante para que, en vez de sentir el orgasmo con el cerebro, lo sientas con todo tu cuerpo.

Buscar el orgasmo es sencillo si se sabe cómo y se experimenta jugando en pareja. Para que un orgasmo sea duradero hay que cultivarlo, por eso, es esencial que todo tu cuerpo sienta y disfrute de lo que está pasando. Por eso, las caricias, los besos, las miradas y las palabras no pueden faltar en ningún momento de la relación sexual. Está claro que todos gemimos durante el sexo, pero no es a esto exactamente a lo que nos referimos. Más bien, lo que te estamos diciendo que hagas es que te mantengas en ese punto constante de “me corro” pero no te corras en el momento que quieras. Mucha gente llama esto “Perder el orgasmo” pero lo cierto es que si se consigue hacer esto de forma consciente y buscada, el orgasmo final será mucho más increíble.

El sexo tántrico solo es una experiencia más que, como pareja, debes intentar experimentar. Quedarte en lo de siempre, hacer que el sexo siempre sea igual y que, por supuesto, ni sientas ni padezcas cuando mantienes relaciones sexuales, no te va a hacer feliz. Recuerda que el sexo no es A, B y C, sino que tiene que ser una experiencia sensorial y emocional, sea tu pareja espontánea o no.

Leave a Comment

4 + 3 =