Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

Cosas que te ayudarán a tener una relación sana

Cosas que te ayudarán a tener una relación sana

Esto es lo que tienes que empezar a asumir para tener una relación sana

Por alguna extraña y estúpida razón, la mayoría de las personas –sobre todo los jóvenes- que inician una relación tienen una serie de expectativas bastante abrumadoras con el tema del amor y las relaciones de pareja. Y tampoco es que sea de extrañar ya que, en la época de los 90, las películas románticas en las que las muestras de amor eran infinitas, donde el caballero siempre salvaba a la damisela en apuros y luego vivían felices y comían perdices, era el pan nuestro de cada día. Esto hizo que realmente creyésemos que una relación sana en pareja se basase en romanticismo, pasión descomunal y, por supuesto, actos grandilocuentes.

relacion sana

No es que digamos que esto no suceda porque en todas las relaciones del mundo hay romanticismo, pasión y grandilocuencia, pero no de la forma en la que nos la han hecho imaginar las películas románticas, claro. El problema está en que nos engañamos y queremos creer que una relación sana, si no es como en las películas no es amor o no tiene ningún tipo de sentido y claro, eso no hace más que frustrar no solo a las personas, sino ahogar a las personas en un yugo de estereotipos que parece irrompible. Y a pesar de lo que muchos creen, esto pasa porque las relaciones se basan en el miedo, el miedo a estar solos, a no ser queridos, a no cumplir con las expectativas de los demás, etc.

Pero eso no debe abrumarnos, de hecho, esas historias de amor debemos desecharlas para poder asumir de una vez por todas qué es realmente una relación sana cuando estamos en pareja y qué es una relación sana con nosotros mismos.

5 cosas que asumir para poder tener una relación sana

No puedes delegar tu responsabilidad

Si hay algo que nos han hecho creer las películas de “amor verdadero” es que para ser feliz se necesita a alguien, un alguien que se nos entregue en cuerpo y alma, dejando a un lado su identidad propia para que la pareja se convierta en uno solo. Esto, además de ser infantil e irreal, no tener nada de puro y de grandilocuente, nos hace entrar en un bucle de inestabilidad que no nos cuentan en las películas y hace que nuestra relación sana por fuera, sea un verdadero estercolero por fuera. Y esto ocurre cuando nosotros, como individuos, justificamos el hecho de no saber qué hacer con nosotros mismos con el hecho de que no tenemos a esa media naranja. Esto, por supuesto, se convierte en algo nefasto para la autoestima cuando conocemos a alguien y delegamos en él toda la responsabilidad de decidir, hacer, amar, disfrutar y solo por el hecho de esperar un gesto de amor único.

Una relación sana no puede basarse en el cuidado de la otra persona para satisfacer sus necesidades porque el amor propio se ha de tener primero para poder construir amor en pareja. Además, tenemos que tener muy claro que no se le puede exigir algo a alguien que realmente no está obligado a dar.

Las dudas no son signos de desamor

Dudar es tan humano como mantener relaciones sexuales o tener erecciones involuntarias pensando en otra persona. Eso, a veces, pasa aunque no lo queramos admitir y no esté bien visto socialmente. El tema es que las dudas, en la mayoría de las ocasiones se transforman en celos, celos que acaban llevando a la relación sana al desastre. Las dudas, son muy normales y es parte de la esencia humana ya que sino, seguiríamos pensando que el mal siguen siendo las mujeres y no es el caso. dudar no hace que una relación no sea sana, sino al contrario. Dudar, nos hace ver las cosas de una forma diferente a las que la veíamos, dudar nos hace darnos cuenta de que somos una persona en una relación.

Si dudas, no es porque ya no quieras a tu pareja, sino porque te estás queriendo a ti mismo y, sinceramente, está muy bien eso de entregarse a una persona y darle todo tu amor, pero no pisoteándote a ti. Hay que tener en cuenta que las dudas no son algo que surge de la nada, sino que siempre han estado ahí y en determinados momentos salen a relucir. Para poder tener una relación sana, es muy importante tener una comunicación fluida con tu pareja, donde puedas expresarte libremente.

El amor es cambiante

Seguramente hayas oído o visto a parejas que llevan juntas muchos años y te hayas encontrado con dos supuestos: las que ya no hacen nada juntos o aquellas que siguen manteniendo una relación sana y completa como el primer año. El amor, como las personas, va cambiando conforme pasa el tiempo y esto no es un signo de alarma. Muchas personas basan el estado de su relación en el sexo que mantienen porque es lo que nos han dicho que demuestra la pasión existente en las relaciones. Sin embargo, ¿realmente esto es lo único que basta para saber si es una relación sana? No. Lo de “Si no se está enamorado, no tiene sentido seguir juntos” es un mito, os lo prometemos. Porque, esas personas que lo dicen, lo dicen porque creen a pies juntillas que la pasión solo se demuestra con el sexo, con los encuentros sexuales y que si estos van disminuyendo, también lo hace el amor.

Una relación sana, se basa principalmente en la compenetración y el entendimiento entre las dos partes. Está claro que estar sexualmente activos es algo que necesita la relación sana, sino seríais simplemente amigos. Pero dejar una relación porque el sexo ya no es lo mismo no es establecer una relación sana, a no ser que se busque otro tipo de relación en la que no entren en juego los sentimientos.

La emoción no es todo lo que se necesita

En una relación, parece que siempre tengan que primar las emociones. Sí, el amor es emoción, pasión y un poco de irracionalidad, pero eso no es todo. Para sentirnos atraídos por una persona –al menos para más que para un encuentro casual– no solo nos va servir el cuerpo, es decir lo físico. Porque sí, el físico es eso que nos hace ser irracionales todo el tiempo y sentir esa atracción infinita hacia la otra persona, pero cuando establecemos una relación, hace falta algo más. Y ahí es donde viene el problema, porque entra en juego la razón y esta es la que nos hace dudar, claro.

El problema de todo esto, es que el amor es una idea bastante preconcebida –y sí, sobre todo son las películas las que nos han creado este idea-. Las personas tienden a idealizar este sentimiento, haciendo que, si sus ideales no se cumplen, caigan en decepción y rompan con esa relación sana ideal que busca todo el mundo. Intenta mantener un equilibrio entre emoción y razón. Esto no se trata de vivirlo todo a fuego, sino de estar a gusto en la relación y consigo mismo. Si hay cosas que no te gustan, aléjate de esa relación, pero que no todo sea por una decepción emocional, porque en una relación sana, entran en juego lo emocional y lo racional.

 

 

Leave a Comment

6 + = 15