Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

4 cosas a tener en cuenta a la hora de usar los arneses

Los arneses son juguetes que se utilizan mucho –mucho más desde febrero- en la práctica del BDSM, aunque es un compañero perfecto para cualquier momento. Se usan sobre todo, para intercambiar el rol de activo y pasivo y, por supuesto, en las relaciones lésbicas –o al menos en la mayoría-.

Por lo general, son juguetes –vibradores o no- con forma de pene, aunque depende de su realismo. Vienen con correas para ajustarlos a la cintura o las caderas y permiten la penetración tomando un rol activo en la relación sexual. Lo mejor del arnés es que permite tener las manos libres cuando se pretende jugar con un vibrador o juguete sexual.

cómo usar los arneses

Sin embargo, cuando es la primera vez que nos proponemos usarlo –mucho más en una relación heterosexual-, surgen un mar de dudas. ¿Cómo usarlos? ¿Qué posturas adoptar? ¿Qué ritmo seguir? Estas son las dudas que más nos suelen transmitir cuando se trata de este tipo de juguetes. Si sois una de las pocas afortunadas que puede tomar un rol activo con su chico, o es la primera vez que vais a usar un arnés para penetrar a vuestra chica, os dejamos cuatro cosas que hay que tener en cuenta a la hora de usar los arneses.

Comunicación

Como siempre, la comunicación es la base de toda relación y práctica sexual, sobre todo cuando se prueban sensaciones por primera vez. Lo más importante, cuando los vayáis a usar es que lo habléis, tanto antes de usarlos como durante y después. La idea principal es que compartáis si alguno –o alguna- se siente incómodo. De este modo, la relación sexual será mucho más placentera y el arnés no acabarán descartados nada más usarlos.

Lubricad

Obviamente, -y al igual que les pasa a las mujeres- los hombres tienen que lubricar el ano. Es importante ya que ellos no lubrican de forma natural como ellas –aunque sea de forma vaginal- y el escroto es delicado. Lo mejor, como en cualquier relación anal, es que uséis lubricantes con relajante muscular para que el dolor sea menor y que las sensaciones sean mucho más placenteras.

La postura

Por lo general, la postura más recomendada es la del perrito ya que el ano queda bien a la vista. Esto ayudará a los primerizos en el uso de estos juguetes a ubicarse. El que adopte el rol pasivo también se sentirá más cómodo ya que es una mejor forma de poder controlar la penetración y la cadencia de la misma. Sin embargo, de lado y en la postura del misionero son posturas también muy placenteras cuando se usan arneses.

El tamaño

El tamaño del arnés puede ir variando, pero lo mejor es que busquéis un tamaño que se ajuste a vuestras expectativas –no hay que pasarse, por favor-. Está claro que depende mucho de la persona, pero ya os aseguramos de que eso de “cuánto más grande, más disfrute” no es tan cierto en el sexo anal y mucho menos si es la primera vez. Un tamaño pequeño os irá mucho mejor para los primeros pinitos con los arneses, a no ser que sea sexo vaginal pues la vaginal, al lubricarse y dilatarse con más facilidad, es mucho más moldeable y tiende a asumir mejor los grandes tamaños que el ano. Otra opción, si no estáis muy seguros del tamaño es que compréis las correas y plugs por separado, de este modo tendréis varios tamaños que podréis ir usando.

Recordad que lo más importante es que os sintáis cómodos en todo el proceso. Dejarse llevar y disfrutar del momento es lo más importante. Cuantos más miedos, peor será la experiencia cuando uséis arneses.

Sed malos

Leave a Comment

4 × 4 =