Centro Comercial Arena Multiespacio, local 0-37 (planta calle); C/ San Vicente Martir, 80 963456348 09:00- 21:00 Tu tienda erótica en Valencia

¿Dónde están las zonas erógenas femeninas?

Si hay algo que se repite a lo largo de la historia es la queja femenina acerca de la estimulación de las zonas erógenas. ¿Por qué? Sencillo: ¡no lo hacéis bien! Como os hemos dicho muchas veces: a la mujer le gusta mucho más el juego que el sexo en sí.

El cuerpo femenino es mucho más sensible, por eso la gran mayoría de las mujeres prefieren el contacto lento y erótico. Así, como si las estuviesen despertando y encendiendo progresivamente. Esto es lo que hace que la mujer se excite, de verdad. No lo decimos así porque sí, ¡hay estudios que lo confirman! Es el simple tacto, lento, suave y sensual el que hace que las mujeres empiecen a segregar oxitocina y progesterona, lo cual acaba haciendo que lubriquen y, por encima de todo, lleguen al orgasmo.

Así que, ahora que ya os lo hemos dicho alto y claro –de forma retórica, claro- queremos que sepáis cuáles son las zonas que de verdad les gusta que les estimuléis. Sí, os vamos a contar cuáles son las zonas erógenas femeninas, para que no haya dudas.

zonas erógenas femeninas

Las zonas erógenas femeninas más importantes

Pelo

¡Sí! Aunque suene de locos –a nosotros también nos parece rarito- a las mujeres les encanta que les toquen el pelo. Al igual que a la mayoría de los hombres les gusta que les rasquen la espalda –otra cosa sin sentido en esta vida- a ellas les gusta que les acariciéis el pelo. La locura de este tema es que esta es una de las zonas erógenas más importantes que tenemos. ¿Cuántas veces habremos estado a punto de dormirnos en la peluquería? El cuero cabelludo almacena miles de terminaciones nerviosas, algo así como los pies –ya sabéis, arriba, abajo…- así que masajearlo hará que, cuanto menos, se relaje y se revitalice para que podáis seguir jugueteando.

Cara

Sí, la cara también es algo muy, muy erógeno. Es una de las zonas erógenas femeninas preferidas, no por el hecho de que las excite sino que es una muestra de afecto que a ellas –no lo vamos a negar- las provoca. Besos, caricias e incluso sopliditos pueden ser buenos aliados para hacerla estremecer. Pasa por los límites del rostro, besa los párpados, la nariz… ¡no hay límites así que déjate llevar!

Boca

Ya os hemos contado en varias ocasiones que los labios son muy sensibles, más de lo que pensamos. Por supuesto, están dentro de las zonas erógenas femeninas ya que trasmiten mucho. Está claro que los besos de tornillo molan, pero los suaves, los mordiscos y demás juegos… también están muy bien. Según el Tantra, besar el labio superior es la clave para poder excitarla de verdad. Eso sí, hay que hacerlo suave y sutilmente.

Manos

La palma de la mano es un centro de terminaciones nerviosas ya que se trata de una extremidad, por eso forma parte de las zonas erógenas femeninas –y masculinas-. Sí que es verdad que así en frío puede resultar un poco raro, pero cuando el nivel de excitación esté más elevado, acariciarlas, besarlas o, incluso, lamerlas será una forma de estimulación muy interesante.

Orejas

¿Ya empezamos a entrar en temas interesantes? Por todos es bien sabido que las orejas son la zona erógena preferida por ellos y por ellas. Las caricias, los mordiscos, los besos… os lo creáis o no la estimulación de las orejas es todo un arte que se practica mucho en el sexo tántrico. Otro dato es que a las mujeres les gusta que les hablen mientras practican sexo. Sí, les gusta. Así que si estás intentando estimular esta zona, nuestro consejo es que le susurres o le gimas al oído. No falla.

Cuello

Más clásica esta zona erógena no puede ser, ¿verdad? A ellos y a ellas les encanta que se la estimulen, ¡pero bien! Eso de pegar un par de besos así a lo loco como preludio no tiene ninguna gracia. Besa, sopla, lame, acaricia. Haz lo que quieras pero que no sea de corrido porque así no se entera nadie.

Espalda

¿Sabíais que una mujer es capaz de tener un orgasmo solo con cosquillas? Sí, existe el cosquilling y la espalda es la mejor zona donde practicarlo. Nuestro consejo es que alarguéis las cosquillas desde el cuello hasta la espalda y lo vayáis alternando con besos y pequeños masajes por la espalda. ¡Ahí hay premio seguro!

Tetas

¿Hay algo que decir de las tetas? La gran mayoría de las mujeres se queja de que los hombres con los que se acuestan –ya sean su pareja o no- no saben estimular bien las tetas. Para la mujer –al igual que para el hombre, aunque un poco menos- las tetas son una de las zonas erógenas más importantes y esenciales para poder llegar al orgasmo. Su buena estimulación puede ser, en muchas ocasiones, la clave para llegar al orgasmo.

Muslos

Muchas de nuestras clientas, nos han comentado en más de una ocasión que esta zona se le pasa a la mayoría de los hombre. Cuando van a hacer un buen cunnilingus no la tienen ni en cuenta. ¡Problema! A la mayoría de las mujeres les resulta violento que desde el abdomen –otra de sus zonas erógenas aunque mucho menos que cualquier otra- se pase directamente a la zona de la vagina, por eso, la zona de los muslos, además de por tener muchas terminaciones nerviosas, es una de sus zonas erógenas. Disfruta del placer de chupar, lamer y besar sus piernas porque eso las excita mucho a todas.

Está claro que la mayoría de las mujeres tienen muchas zonas erógenas, así como las tienen los hombres, y que cada una de ellas experimentará menos placer o más cuando las estimulen. Sin embargo, hemos querido resumir cuáles son las más importantes y las que más les gusta a ellas.

Sed malos

Leave a Comment

+ 31 = 33